En Brasil, las cloacas de la política siguen arrojando corruptos

Otro ex ministro del presidente Temer fue arrestado.

- Publicidad -

Geddel Vieira Lima, quien hasta el año pasado fuera Ministro de Estado de la Secretaría de Gobierno del Presidente Michel Temer, fue detenido acusado de tráfico de influencias en el marco de una investigación relacionada con un banco propiedad del estado brasileño.

Vieira Lima, es señalado como un político cercano al actual presidente brasileño Michel Temer, y su detención estaría relacionada con presuntas maniobras para obstruir la acción de la Justicia en un expediente de investigación relativo a supuestos desvíos de dinero de la Caixa Económica Federal, una importante entidad financiera del gobierno brasileño.

El hecho coincide con la decisión de la Comisión de Ética de la Presidencia de la República de iniciar una investigación sobre su actuación como ministro del actual gobierno cargo al que renunció desde el año pasado bajo fuertes presiones políticas.

Se trata de dos investigaciones independientes, y según fuentes oficiales la detención de hoy está más bien relacionada con eventos ocurridos durante 2016, cuando además de desempeñarse como ministro de Estado estaba a cargo de una de las vicepresidencias de la Caixa Económica Federal.

La detención del ex ministro se ubica en el contexto del posible acuerdo que adopte esta misma  semana la Comisión de Constitución y Justicia del Congreso de Brasil para determinar si procede o no una denuncia por “corrupción pasiva” que la fiscalía federal ha presentado contra el presidente brasileño.

Dicha comisión analizará en primer término la procedencia de la denuncia, de confirmarla remitirá el caso al pleno de la cámara de diputados y, si contara con el aval de dos terceras partes de los diputados, la Corte Suprema podría autorizar el inicio de un procedimiento penal contra Temer.

En tal supuesto el presidente sería suspendido durante los seis meses que duraría el proceso y sería sustituido interinamente por el actual presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia.

La sombra de su antecesora Dilma Rousseff parecería conducir el destino de Temer por el mismo camino que ella tuvo que transitar hace apenas unos meses.

De ser encontrado culpable, las dos cámaras del congreso brasileño llevarían a cabo una elección indirecta, para designar a un presidente sustituto quien sería el titular del ejecutivo el 1 de enero de 2019, cuando vence el actual período presidencial. En caso contrario, si Temer fuera inocente recuperaría el cargo hasta el mismo término, sin embargo el daño causado a su capital político sería casi irreparable.

No cabe duda que en Brasil también se cuecen las habas de la corrupción, la diferencia es que allá si los detienen antes de que logren evadirse.

(Con información de Milenio)

Comentarios