Bloquean Santa Lucía; demandan cumplimiento de compromisos

Imagen de archivo
- Publicidad -

Durante dos días, pobladores de San Miguel Xaltocan impidieron el ingreso de camiones de carga a la Base Aérea de Santa Lucía, donde se construye el Aeropuerto Felipe Ángeles, en demanda del cumplimiento de compromisos que el Gobierno federal hizo con ellos para que accedieran al arranque del proyecto.

Desde la mañana del lunes, los pobladores adheridos al Movimiento Social por la Tierra (MST) colocaron un campamento en el cruce de la Carretera Teoloyucan -Xaltocan y las vías del tren, al suroeste de la Base Militar de Santa Lucía, para impedir el paso de los camiones, así como las obras de lo que será una terminal del Tren Suburbano.

Los comuneros exigen que se dé cumplimiento al compromiso que el Gobierno federal hizo con ellos el 10 de marzo de 2019 a cambio del aval para la nueva obra que se ubicará en parte de sus terrenos.

En aquel entonces, según Arturo Arellano, uno de los comuneros, les prometieron empleo en la construcción, el pago de más de 120 hectáreas, una universidad, una preparatoria, un hospital, un deportivo, agua potable, cambio de drenaje y reencarpetamiento.

No obstante, asegura que no más de 10 pobladores recibió empleo en la construcción.

“Son muy contados los que fueron contratados, yo creo que hay unos 10 de aquí”, dijo Arellano.

Ayer, en el lugar se apersonó la Alcaldesa morenista de Nextlalpan, Elizabeth Mendoza, pero los comuneros se rehusaron a dialogar con ella.

“Nosotros sabemos que la Alcaldesa ha recibido ya beneficios del Gobierno, pagos, y que ha cobrado impuestos sobre los permisos, pero de eso la población no ha visto nada”, acusó la vecina Guadalupe Sánchez.

Cerca de las 15:00 horas ingresó una comisión que salió hasta pasadas las 21:00 horas para informar que representantes de la Segob, la Sedatu, la Sedena y el Gobierno del Estado de México aceptaron apurar la escrituración de terrenos para los pobladores, la revisión de una lista de vecinos que podrían entrar a trabajar y la viabilidad del proyecto que garantice el agua potable.

Además, acordaron reencontrarse el 16 de junio para dar seguimiento a los acuerdos tomados.

Según informaron, el Gobierno también se comprometió a revisar la posibilidad de que sean donadas al Museo de Xaltocan algunas piezas que ha rescatado el INAH durante las obras del nuevo aeropuerto.

Si bien, levantaron el campamento, advirtieron que no toda la población quedó conforme con los acuerdos.

(Con información de Reforma)

Comentarios