Banxico recorta, una vez más, expectativa de crecimiento para 2019

A pesar de la caída del PIB por dos trimestres consecutivos, el organismo autónomo no ve una recesión en puerta, pero si la hubiera “sería muy ligera (...) sería pasajera”

29 de mayo de 2019.- Alejandro Díaz de León, gobernador del Banco de México
- Publicidad -

El Banco de México (Banxico) recortó sus expectativas de crecimiento de la economía para este año, aunque mantuvo sin cambio las relacionadas con 2020, de acuerdo con su informe trimestral enero-marzo 2019.

Banxico prevé que el Producto Interno Bruto (PIB) crezca entre 0.8 y 1.8 por ciento en el primer año de Andrés Manuel López Obrador, su previsión era de 1.1 y 2.1 por ciento.

En lo que respecta al 2020, mantiene su expectativa entre 1.7 y 2.7 por ciento.

De acuerdo a su reporte trimestral, estas proyecciones se dan en un contexto donde en el primer trimestre se acentuó la debilidad que la economía mexicana había exhibido a finales de 2018, reflejando tanto factores externos como internos.

Especialmente, el retroceso de la actividad económica fue reflejo de la contracción tanto de las actividades secundarias, como de las terciarias.

Al tiempo que, a finales de 2018 y en el periodo que se reporta, el consumo privado mostró un débil desempeño; pero tanto las remesas como la confianza del consumidor se mantienen en niveles elevados.

Se establece que entre los principales riesgos para el crecimiento de la economía se encuentran que, el proceso de ratificación e implementación del T-MEC se retrase y genere mayor incertidumbre, lo cual afectaría la inversión.

También la mayor incertidumbre interna que afecte a la inversión y el consumo y que se observe un deterioro en la calificación de la deuda de Pemex o en la del país, y que se presenten nuevas afectaciones a la producción o distribución de bienes y servicios.

Entre los aspectos de riesgo externos, se encuentra la posibilidad de mayores disputas comerciales a nivel mundial; que se observen episodios de volatilidad en los mercados financieros internacionales, y una desaceleración mayor a la esperada de la economía y comercios globales.

Las previsiones para la inflación general anual se ajustaron ligeramente al alza por mayores previsiones para los precios de los energéticos y por los aumentos recientes en la inflación subyacente, en particular, alzas mayores a las previstas de los precios de algunos servicios.

El subgobernador del banco central, Jonathan Heath descartó que haya posibilidad de una recesión de la economía.

Aunque dijo que “en esto de la recesión creo que si me hacen apostar en 100 a 1, pues suena muy interesante, no veo yo una recesión, yo creo que perdería la apuesta, sin embargo 100 a 1 chance y lo tomo”.

Cabe recordar que en febrero pasado, cuando Banxico recortó su expectativa del PIB para 2019 por tercera ocasión, López Obrador dijo que “les vamos a demostrar que va a crecer la economía”.

A pesar de ese optimismo, en abril la Secretaría de Hacienda tuvo que recortar su previsión de crecimiento para este año de 1.5 y 2.5 a ubicarse en 1.1 y 2.1 por ciento.

(Con información de Milenio y Expansión)

Comentarios