Bahía de Ascenso, cuando el jazz suena al ritmo de la Ciudad de México

Bahía de Ascenso
- Publicidad -

El grupo Bahía de Ascenso irrumpe en la escena jazzística nacional con una enfoque arriesgado pues si bien mantiene los elementos del jazz, involucra también sonidos que podrían catalogarse que como trip-hop, rock y música electrónica.

En su primer disco, que lleva el mismo nombre de la agrupación, presenta temas compuestos por el pianista Roberto Verástegui.

En entrevista telefónica, Verástegui considera que “si consigues a los mejores músicos que puedas y los juntas en el estudio y se llevan bien van a salir cosas increíbles”.

“Todos somos jazzistas, yo estudié la carrera de piano de jazz y a los integrantes de la banda los conocí tocando jazz, porque aunque la mayoría de la gente no conozca a Silvana Estrada como jazzista, ella creció con el sonido de Billie Holiday, Sara Vaughan, Ella Fitzgerald y hace unos solos de scat que cuando la oyes te mueres”.

Bahía de Ascenso está formada por Silvana Estrada en la voz, Diego Franco en las maderas, Jacob Smith en el bajo, Aarón Flores en la guitarra, José Andrés Márquez en la batería y Verástegui en el piano.

“Todos somos de la misma generación que crecimos con rock, con punk, con MTV en su momento y con música que llegaba de todo el mundo, además de música clásica que estudiamos muchos de la banda, por ello, creo que Bahía de Ascenso sigue siendo una banda de jazz por el hecho que la mayoría de lo que está en el disco es improvisado”, asegura Verástegui.

“Cada rola tiene un estilo, para la primera canción (Do) buscamos algo más rocker, bastante agresivo, donde hay unos solos improvisados que tienen lenguaje de todos lados, de música hindú, clásica, de be bop y otros estilos de jazz”.

“Las partituras son muy sencillas, pero los músicos están creando la orquestación en tiempo real, a partir de la mínima información del compositor, en este caso yo. Excepto que Altar y Alter que son un poquito más compuestas de una manera armónica y melódica, son una composición hecha y derecha”.

“Siento que un problema de jazz en México es que tratamos de hacer el mismo jazz que se hace en Nueva York, cuando alguien en Estados Unidos de hace 40 años creció en un ambiente totalmente diferente y representa otras cosas socialmente y otras influencias, y siento que nosotros juntándonos para hacer este tipo de música representa mucho el caos maravilloso y a veces lamentable que hay en México”.

“Muchas veces nos quejamos de ese caos, pero este tiene una sabrosura que no sabemos apreciarla a veces, entonces en Bahía de Ascenso traté de juntar ese tipo de sonidos, ese tipo de estética que vivimos en la Ciudad de México”.

“Es un proyecto muy arriesgado, que no cualquiera se atreve a hacer, aún en el mundo del jazz, y en el caso de Bahía de Ascenso fue un esfuerzo colectivo, además de los miembros de la banda con todos aquellos que han tenido que ver con el audio, con los videos que hacen una voz bastante potente, es decir, no lo estamos haciendo con miedo”.

La banda editó este disco en un LP de vinilo, con arte de pintor mexicano Fabián Ramírez y la artista visual japonesa Yuki Ogura.

“La música salió tan bien que necesitábamos sacarlo en un formato timeless, un formato que nunca va ha desaparecer, pues el vinilo representa una profundidad en los sonidos que no te da el CD, porque cuando escuchas a una big band en CD no es lo mismo que escucharlo en vinilo, lo mismo sucede con la música electrónica que con el jazz, cuando escucho a John Coltrane en un vinilo, el sonido de ese saxofón tiene sentido con todo lo que he escuchado con él, y cuando lo escuchaba en CD no me da la profundidad”, comenta Verástegui.

“Sacamos una edición limitada de 350 vinilos y cada uno trae un insert único que, de un lado trae una serigrafía con palabras de Augusto Bracho y del otro lado del insert tiene pentagramas con un poco de caligrafía musical o extractos de melodías del disco, plasmados por miembros de la banda a lápiz”.

Sin duda Bahía de Ascenso es un disco sorprendente, tanto si se le escucha por sus virtudes jazzísticas como si se le descubre por sus cualidades roqueras.

Comentarios