Autoridades sabían de los riesgos en obras antes del terremoto

Desde el 2015 se detectaron diversas escuelas y unidades habitacionales que presentan "alto riesgo estructural".

- Publicidad -

El Gobierno de la Ciudad de México sabía de antemano del riesgo que existía en 204 viviendas, 468 escuelas y nueve unidades habitacionales, catalogadas como con “alto riesgo estructural”, desde años antes que sucediera el terremoto del pasado 19 de septiembre, que provocó el colapso de 38 inmuebles en la capital.

Esto lo reveló un documento enviado al Senado por parte del Gobierno que encabeza Miguel Ángel Mancera, donde se admite que también se tenía conocimiento de errores de cálculo y anomalías que presentaban “nuevas edificaciones”.

El texto afirma que “en años recientes se detectó, a través de estudios de investigación por instituciones de gran prestigio, que diversos proyectos estructurales de nuevas edificaciones presentaban errores en los cálculos, así como anomalías, omisiones y malas interpretaciones en la aplicación del Reglamento”.

También reconoce que según revisiones del año 2016, la Unidad Habitacional Nonoalco Tlatelolco cuenta con un algo riesgo estructural en 20 edificaciones, las cuales están distribuidas entre sus tres secciones.

Las Unidades Habitacionales con alto riesgo estructural de las que habla el documento son Lindavista Vallejo, SCT Vallejo, Amado Nervo, Zacatenco, Tenochtitlán, Nueva Tenochtitlán, Tláhuac, Transportistas de la Delegación Iztapalapa, Jardines Ceylán y Nonoalco Tlatelolco, ya que presentan hundimiento regional, vicios ocultos de una deficiente calidad en su construcción o falta de mantenimiento de varios años, entre otras anomalías.

Por oro lado, desde el 2015, el Gobierno de la CDMX detectó de igual forma que un total de 190 escuelas tenían un problema similar y para el 2016 fueron sumadas otras 278.

Además, durante los últimos dos años también se encontraron 107 viviendas en 2015 y 99 más en 2016, con un “alto riesgo estructural”.

El documento enviado a la Cámara Alta antes del sismo, explica que todas las edificaciones mencionadas forman parte del “programa de expropiación”, que busca que su condición actual sea eliminada.

Comentarios