Autoridades no pueden rematar Caja Libertad en Querétaro

De acuerdo a una juez federal, solo se podrá catear y, si acaso, asegurar el inmueble

Sucursal de casa de crédito Libertad. (Imagen de archivo)
- Publicidad -

La Fiscalía General de la República (FGR) no podrá rematar el edificio sede de Libertad Servicios Financieros (Caja Libertad) en Querétaro.

Así lo determinó la juez cuarto de Distrito de Amparo en Materia Penal en la Ciudad de México, María Dolores Núñez Solorio, quien en su lugar sí autorizó el cateo a la propiedad y, si la autoridad lo considera procedente, su aseguramiento.

La juzgadora concedió una suspensión provisional al abogado Juan Collado, acusado de delincuencia organizada y lavado de dinero, quien tramitó un amparo con el que reclamó la orden de ejecución y aseguramiento del edificio sede de Caja Libertad.

Al admitir la demanda y conceder la suspensión, la juez señaló que no es posible frenar la orden de cateo y su ejecución porque “se causaría perjuicio al interés social y se contravendrían disposiciones de orden público”.

La medida permanecerá vigente hasta que la juez resuelva si concede o no la suspensión definitiva.

Fuentes allegadas al caso informaron que hasta ahora el edificio de Caja Libertad no ha sido asegurado.

El abogado Juan Collado permanece recluido en el Reclusorio Norte y está tarde se dio a conocer también que se desistió del amparo que había presentado contra su inclusión en la Lista de Personas Bloqueadas de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y el posible congelamiento de sus cuentas bancarias.

Lo anterior, toda vez que ninguna autoridad (ni la UIF ni la FGR) ha recurrido a esa medida.

El juez encargado de ese asunto, Julio Veredín Sena Velázquez comisionó a un actuario para que acuda a la celda del abogado y le pida manifestar si es su deseo ratificar o no el desistimiento.

Por este caso, la FGR tiene pendientes por cumplimentar órdenes de aprehensión contra José Antonio Rico Rico, José Antonio Vargas Hernández, Roberto Isaac Rodríguez Gálvez y Tania Patricia García Ortega.

(Con información de Milenio y El Universal)

Comentarios