Autoridades de EU investigan a EPN

AMLO asegura que se le dará seguimiento a los indicios y Peña Nieto, por su parte, niega las acusaciones de “un informante” sobre su presunta participación en la compra de una planta chatarra de fertilizantes en perjuicio de Pemex

Imagen de archivo
- Publicidad -

El expresidente de México, Enrique Peña Nieto está siendo investigado por autoridades de Estados Unidos por su presunta participación en la adquisición de una planta de chatarra de fertilizantes en perjuicio de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Se presume que el Departamento de Justicia de ese país y la Securities and Exchange Commission (SEC, por sus siglas en inglés), tienen en su poder las declaraciones de un “informante” que involucran al exmandatario con un presunto soborno en la compra-venta de Fertinal, realizada por Pemex en 2015.

Peña Nieto habría recibido una “mordida” por “autorizar” la compra de la empresa privada con un sobreprecio que dañó el patrimonio de la petrolera y al erario público, aun cuando su Administración recibió advertencias de las autoridades competentes sobre la quiebra que vivía, pues tenía una deuda bancaria de 264 millones de dólares y solo disponía de 12 mil dólares de efectivo en caja.

Pese a ello, Emilio Lozoya, que encabezaba Pemex, determinó la compra de Fertinal por 635 millones de dólares.

“El pago excesivo fue posible gracias a la aprobación de la transacción, mediante el soborno (a Peña Nieto) que el accionista mayoritario de Fertinal, el empresario italiano Fabio Massimo Covarrubias Piffer pagó utilizando el fideicomiso 470 que se creó para formalizar la operación de compra-venta. Ese fue el mecanismo a través del cual se pagó el soborno”, argumentó el informante en declaración a la SEC.

Dicha entidad fue consultada respecto a la citada investigación; no obstante, declinó comentar al respecto.

Cabe destacar que, de acuerdo a las indagatorias, el empresario Ricardo Salinas Pliego integró la lista de accionistas de Fertinal.

Antes de su venta, la empresa presentaba números rojos y su principal acreedor era Banco Azteca, propiedad de Salinas.

Banco Azteca “era el mayor acreedor de Fertinal antes de la compra y, al mismo tiempo, también era uno de los propietarios beneficiarios de Fertinal”.

“Esto está prohibido por las leyes bancarias mexicanas y, probablemente como resultado de esta prohibición, ocultó su condición de accionista”.

De hecho, en su declaración, el informante sostiene que tenía estrecha relación con las personas que designó como sus apoderados (oficiales corporativos autorizados y abogados, etcétera) con el propósito de ocultar su participación accionaria, entre los que se mencionan a:

Su abogado personal, Jorge Cervantes Trejo de González Calvillo; Felipe Fernández Barrera, exrepresentante en Iusacell (ahora AT&T México); Everardo Joaquín Espino Guerrero, abogado con poder legal en NPK Holding, AB, una empresa sueca (NPK), y Francisco Flores Meléndez, apoderado mexicano y representante de NPK.

Tanto el Departamento de Justicia de Estados Unidos y la SEC sostienen que la operación de compra-venta de Fertinal está sujeta al Foreign Corrupt Practices (FCPA), porque Pemex cotiza en el mercado de valores estadounidense y el público inversionista lo centra en su jurisdicción.

Es decir, al cotizar en la Bolsa de Valores de ese país, Pemex se sujeta a las leyes de la Unión Americana, pues la SEC es la agencia del gobierno de Estados Unidos encargada de hacerlas cumplir.

La FCPA castiga con cárcel a quienes corrompen a un funcionario público en detrimento de la empresa y sus inversionistas.

En este caso, el presunto soborno a Peña Nieto es investigado por posible detrimento en el patrimonio de Pemex y tenedores de bonos.

Además, según parte de lo declarado por el demandante, el sistema bancario de Estados Unidos fue “utilizado” para facilitar, vía cuentas en ese país, los pagos por soborno.

Hasta ahora, la investigación se centra en la participación de los personajes involucrados en la operación que utilizó el mercado de valores y el sistema bancario de ese país para obtener beneficios personales, fuera de la ley: Enrique Peña Nieto, entonces presidente de México; Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex, y Fabio Covarrubias Piffer, principal accionista de Fertinal.

La SEC prepara un informe detallado con respecto a las irregularidades en esta operación que tanto Pemex como el Grupo Fertinal bautizaron con el nombre clave “Proyecto Kimora” y que harán llegar al gobierno mexicano.

En ese contexto, el presidente Andrés Manuel López Obrador, declaró esta mañana que se investigará la participación de Peña Nieto en la operación y que, aunque ha insistido en su política de “punto final”, si la gente opina lo contrario, “había que llevar a cabo una consulta y no buscar a chivos expiatorios sino empezar con los expresidentes, desde (Carlos) Salinas a la fecha”.

A través de un tuit, Peña Nieto manifestó por su parte que lo quieren inculpar “de mala fe”.

“Rechazo categóricamente las falsas imputaciones en mi contra, publicadas esta mañana en distintos medios y atribuidas a un supuesto informante”, tuiteó el expresidente.

“No es la primera vez que se pretende inculparme de mala fe y sin fundamento alguno. Por supuesto, mienten”, añadió.

(Con información de El Universal)

Comentarios