Aumentan robos a comensales en restaurantes de la CDMX

Los grupos delictivos se pasean por colonias como la Roma y la Condesa, haciéndose pasar por clientes, para analizar a detalle sus objetivos… Y Miguel Mancera ¡ocupado, analizando las políticas de Donald Trump!

- Publicidad -

En lo que va del 2017, diecisiete negocios en el corredor Roma-Condesa han sido víctimas de alguna modalidad de robo, lo cual según empresarios es la cifra más alta que se tenga, sin embargo muy pocos denuncian por temor a perder su clientela y prefieren reponer lo robado a sus clientes, antes que solicitar ayuda a las autoridades.

La Procuraduría General de Justicia (PGJ), ha podido determinar hasta el momento que se trata de tres grupos criminales (sin relación entre ellos) que operan en la zona y se encargan de realizar este tipo delitos, extendiendo su capacidad de operación hasta colonias como la Nápoles, Anzures, Anáhuac, Narvarte, Noche Buena y Del Valle, donde se ha registrado un aumento en este mismo tipo de delincuencia, a pesar de que hasta la fecha se haya detenido a 10 individuos relacionados con diversos hechos perpetrados.

Con ayuda de la tecnología, las autoridades han podido estudiar rostros y señas particulares de los asaltantes, además de contar con 10 retratos hablados de los sospechosos, por lo que se busca actualmente a unas 20 personas, en su mayoría motociclistas que no sobrepasan lo 30 años de edad.

Estos individuos se disfrazan como habitantes de las zonas, donde antes de realizar los crímenes, llegan a tomar un café, pasear a sus perros, o solamente a dar vueltas en bicicleta pretendiendo vivir en el lugar, sin que se sospeche de su presencia.

Una vez que conocen a la perfección el sitio y la clientela que atrae, además de saber a qué hora no hay patrullas vigilando, los sujetos entran al establecimiento elegido, para realizar el atraco en cuestión de minutos.

Dos de las bandas a las que se les ha dado seguimiento, están ubicadas en la colonia Doctores, donde tras realizar el crimen, abandonan sus motos en un estacionamiento para caminar hasta una vecindad en la calle Doctor Liceaga, para posteriormente dirigirse a Eje Central donde operan locales que venden la mercancía robada.

En una casa de empeño de la zona centro (que ya está en la mira de las autoridades) son rematadas tabletas electrónicas, relojes, joyas y celulares, mientras que el resto de los productos se venden a través de internet, algo que ha servido a las mismas víctimas de los asaltos para poder encontrar desde bolsas hasta accesorios que les han sido robados durante asaltos en la zona de la Roma y la Condesa.

El aumento en este tipo de crímenes ha obligado a locales en diversas colonias a invertir entre 20 y 30 mil pesos, para contar con circuitos cerrados de video vigilancia, mientras que ahora solo se dejan máximo 500 pesos en la caja y a los empleados se les prohibe cargar con joyas o celular en horas de trabajo para no “tentar” a los criminales.

Los mismos dueños de los establecimientos han buscado protegerse entre ellos mismos y es por eso que ahora se alertan de la presencia de individuos sospechosos a través de mensajes en la aplicación WhatsApp, lo que les ha permitido compartir los rostros de los agresores, quienes buscan asaltar a otros locales aledaños.

Durante una reunión que tuvieron representantes de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), con el secretario de Seguridad Pública, Hiram Almeida, se reveló que durante este año se ha detenido a casi 800 individuos, desarticulando a 53 grupos criminales y 101 células, que estaban dedicadas al robo en el sector restaurantero.

Sin embargo, la respuesta de las autoridades se ha quedado muy corta en comparación con el cada vez más extenso territorio y dominio que abarcan los criminales.

(Con información de El Universal)

Comentarios