Aumenta tráfico de armas al país… ¡Y asesinatos!

Expertos afirman que desde la llegada de Donald Trump a la Presidencia, disminuyó el costo de armas de fuego tanto legales como en el mercado negro.

- Publicidad -

Los homicidios con arma de fuego en México han aumentado a la par que la entrada de pistolas, rifles, escopetas y demás armas de alto calibre al país.

Según cifras oficiales, en los últimos 14 años los asesinatos con arma de fuego aumentaron un 400 por ciento, pasando de 2 mil 616 en 2002, a 12 mil 604 en 2016.

Este incremento se debe en buena medida a la guerra contra el narcotráfico emprendida por la administración de Felipe Calderón a partir de 2006.

En 2011 se llegaron a contabilizar 13 mil 24 ejecuciones atribuidas a armas de fuego.

De igual manera, la Universidad de San Diego informa que cada año ingresan cuando menos 253 mil armas de forma ilegal, lo cual supone un tremendo reto para las autoridades fronterizas en ambos países, ya que apenas se logra decomisar el 14 por ciento del armamento que cruza, en muchas ocasiones tratándose de fusiles de asalto o pistolas para uso exclusivo del Ejército.

Sin embargo, en los últimos cuatro años también se han transferido legalmente a nuestro país armas, municiones, granadas y bombas con un valor que supera los 208 millones de dólares.

El especialista en tráfico de armas John Lindsay-Poland, afirma que la mitad de estas armas han cruzado por Laredo, Texas y han entrado a territorio mexicano por el estado de Tamaulipas, una entidad controlada por diversas células del crimen organizado, lo cual abre una alta posibilidad de que estas armas legales sean entregadas a los propios delincuentes.

Para los expertos es evidente que el número de armas que entran a México es un factor fundamental para rastrear el incremento en los índices de violencia a lo largo y ancho de la república.

Por otro lado, Felipe Solís, subsecretario de Enlace Legislativo y Acuerdos Políticos de la Segob anunció que ya existen avances en el Congreso para dar marcha a la iniciativa que busca otorgar prisión preventiva oficiosa a la posesión y acopio de armas.

Como ejemplo, tan solo el viernes pasado se decomisaron en Nuevo Laredo, más de cien fusiles de asalto, tres fusiles Barrett calibre 50 y 30 mil municiones.

Pero por si la situación no fuera lo suficientemente grave aún, expertos como Robert Muggah, director de investigación del Instituto Igarapé, aseguran que desde la llegada de Trump a la Casa Blanca los precios de las armas tanto en el mercado negro como en el legal han disminuido sus costos considerablemente.

Esto se explica en buena medida al miedo creado antes las posibles leyes en contra de posesión armas que Barack Obama intentó promover sin éxito durante su mandato, algo completamente opuesto a lo que propone el ahora Presidente Trump, quien como buen republicano está completamente a favor de leyes más laxas en el asunto.

(Con información de Reforma)

Comentarios