Asume Alfaro riendas de Jalisco

- Publicidad -

En Jalisco, este jueves, Enrique Alfaro rindió protesta como gobernador constitucional de la entidad.

Durante una sesión solemne celebrada en el Congreso del estado, Alfaro Ramírez entró al pleno, tomó el micrófono y sin que le dieran la palabra comenzó a rendir protesta.

No obstante, el presidente de la Mesa Directiva, Salvador Caro, lo interrumpió y cumplió con el formalismo de anunciarlo.

En el evento participaron la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien asistió en representación del presidente Andrés Manuel López Obrador, así como 17 gobernadores en funciones y dos electos. 

En su primer mensaje como mandatario estatal, Alfaro dijo que en Jalisco no habrá ni acuerdo ni tregua con los delincuentes, “porque la delincuencia ha lastimado profundamente a nuestra sociedad”.

También señaló que espera que haya un marco legal para regular la actuación de las Fuerzas Armadas y se encuentre el “equilibrio” entre el Ejército, Marina y las policías estatales y municipales.

De igual forma, le dedicó unas palabras al jefe de Ejecutivo federal, y comentó que su gobierno respetará a la federación, pero no se someterá a ella.

“Un gobierno que respete y se coordine con otros órdenes de gobierno, que respete a la Federación, pero que no se arrodille ante ella”, sostuvo.

Previo a la toma de posesión, los representantes de los partidos emitieron un pronunciamiento donde ofrecieron apoyo al nuevo gobierno estatal, y recordaron los pendientes que hay en la entidad.

Así también, hicieron un llamado para evitar la confrontación de los poderes. 

Aunque se invitó al exmandatario Jorge Aristóteles Sandoval Díaz a dejar el pleno, él solicitó permanecer toda la ceremonia de cambio del poder ejecutivo. Durante el discurso de Alfaro, agradeció tal gesto de parte de Sandoval Díaz.

El cambio de poder en Jalisco, comenzó desde la medianoche, cuando Alfaro Ramírez tomó protesta al gabinete de seguridad, quien será coordinado por Macedonio Tamez Guajardo.

(Con información de El Financiero y Reforma)

Comentarios