Argentina impone estricto control cambiario tras victoria del peronismo

Presidente electo argentino Alberto Fernández y Cristina Fernández. ALEJANDRO PAGNI / AFP
- Publicidad -

Argentina impuso un estricto control del mercado de cambios este lunes para preservar las alicaídas reservas internacionales, al día siguiente de las presidenciales que ganó el peronista de centroizquierda Alberto Fernández, en un país sumido en una grave crisis económica y turbulencias financieras.

El Banco Central redujo de 10 mil a 200 dólares mensuales el monto máximo que pueden comprar las personas para atesoramiento.

La medida se tomó para “preservar las reservas durante este periodo de transición hasta tanto el nuevo gobierno defina su política económica y se disipe la incertidumbre”, explicó el presidente del Banco Central, Guido Sandleris.

“Es un esquema para la transición, no es permanente”, insistió luego el ministro de Economía, Hernán Lacunza.

El control de cambios fue una de las medidas más resistidas por Macri y de las que más enojo causan a la clase media argentina, habituada a ahorrar en dólares para protegerse de la alta inflación y las sucesivas devaluaciones.

La Bolsa de Buenos Aires perdía este lunes 4,05% a las 16:00 locales (19H00 GMT), luego de abrir con un alza de 6,21%. El tipo de cambio cerró en 63,45 (+2,38% con respecto al viernes).

“Hay una fuerte volatilidad en el mercado tras las elecciones”, coincidieron en señalar operadores bursátiles.

“Los tiempos que vienen no son fáciles”, anticipó Fernández el domingo, al anunciar un encuentro con Macri en la sede gubernamental, adonde estuvo este lunes sin hacer declaraciones.

Con Macri “empezaremos a hablar del tiempo que queda. Por supuesto, vamos a colaborar en todo lo que podamos porque lo que nos interesa es que los argentinos dejen de sufrir de una vez”, aseguró.

Fernández, un abogado de 60 años que postuló en fórmula con la expresidenta Cristina Kirchner (2007-2015), ganó con 48,1% de los votos frente al liberal Macri (40,3%). En los comicios se renovó también la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado.

La coalición de Fernández, Frente de Todos, logró sumar mayoría en el Senado, aunque no le alcanzó para controlar Diputados.

Pese a que aún falta el escrutinio definitivo, con 97% de las mesas, el Frente de Todos obtuvo 65 bancas de diputados. Totalizará 108 escaños propios y puede llegar a 129 con aliados, el número necesario para el quórum.

Juntos por el Cambio, la alianza de Macri, logró 56 bancas en diputados y totalizará 119, según las proyecciones.

En el Senado, el Frente de Todos amplió sus bancas a 38 lo que le permitirá tener quórum propio, mientras que la fuerza de Macri sumó tres y quedó con 28.

El peronismo domina 15 de las 24 provincias, Juntos por el Cambio 4 y otras 4 son sujetas a eventuales alianzas. Falta definir la gobernación de Salta (norte) el 10 de noviembre.

La elección permitió mostrar al bloque de Macri como una futura oposición robusta, luego de que el presidente consiguió recortar de 17 a 8 puntos la ventaja que había obtenido Fernández en las primarias del 11 de agosto.

El triunfo de Fernández ocurre en momentos en que América Latina se encuentra en plena ebullición, con masivas protestas en Chile, Bolivia y Ecuador.

Fernández recibió mensajes de felicitación de los Gobiernos de México, Bolivia, Cuba, El Salvador, Venezuela, España y Paraguay, este último su socio en Mercosur. En contraste, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, afirmó que Argentina “escogió mal” y aseguró que no felicitará a Fernández.

Mauricio Macri, actual presidente argentino

El nuevo presidente asumirá en medio de una recesión económica, con alta inflación (37,7% hasta septiembre) y aumento de la pobreza (35,4%).

Desde las primarias, el Banco Central perdió 22 mil millones de dólares. Las reservas internacionales se encuentran en 43.503 millones de dólares.

En tanto, la deuda alcanza los 315 mil millones de dólares, casi el 100% del Producto Interno Bruto (PIB), según las agencias calificadoras de riesgo.

En 2018 Argentina obtuvo un auxilio por 57 mil millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI) a cambio de un severo ajuste fiscal.

Hasta ahora el país ha recibido 44 mil millones de dólares de ese préstamo, pero el organismo se ha mantenido a la espera de los resultados electorales antes de hacer el siguiente desembolso por 5 mil 400 millones de dólares, que estaba previsto para septiembre.

En su primera reacción, la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, felicitó a Fernández y se declaró “con ansias de poder trabajar con su gobierno para abordar los desafíos económicos que enfrenta Argentina y para promover un crecimiento inclusivo y sostenible”.

Se da por descontado que habrá una renegociación con el organismo multilateral.

(AFP)

Comentarios