Antes de que cante el gallo

- Publicidad -

Ni el poder avasallante sobrevive a una acusación por abuso infantil. ¿Qué sabrá el fiscal general de California que calificó al “apóstol” Nasoón Joaquín García, como un demente? Muchos políticos en México se dejaron ver con él. Hoy desearían ser invisibles.

Comentarios