Año de Hidalgo, deficitario

Mientras los ingresos presupuestarios cayeron 6.5 por ciento, el gasto público creció en 3.4 por ciento

- Publicidad -

Un reporte de finanzas y deuda pública de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) establece que de enero a julio de 2018, el balance presupuestario del Gobierno federal presenta un déficit de 213 mil 738 millones de pesos.

En el mismo periodo del año pasado se tuvo un superávit de 98 mil 88 millones de pesos.

Las explicaciones son que los ingresos presupuestarios del sector público se redujeron 6.5 por ciento en términos reales respecto al 2017, y solo entraron an las arcas del Gobierno 3.01 billones de pesos.

Sin embargo, el gasto neto del sector público fue de 3.22 billones de pesos, un aumento real del 3.4 por ciento respecto al año pasado.

Hacienda menciona que la reducción de los ingresos presupuestarios se debe a una cuestión de cooperación, ya que el año pasado se obtuvieron mayores recursos como efecto del remanente de operación del Banco de México.

“Los ingresos presupuestarios de enero-julio de 2018 fueron mayores en términos reales en 4.4% si se excluye del año anterior el remanente de operación”, explicó.

Detalla que tanto los ingresos petroleros como los que se obtienen por el cobro de impuestos crecieron y fueron mayores a lo que se tenía programado.

El Impuesto al Valor Agregado (IVA) creció a 558 mil 353 millones de pesos, un 9.5% más que lo reportado en 2017.

El Impuesto Sobre la Renta (ISR) creció apenas 0.6 por ciento a 1 mil 009 millones de pesos.

A consecuencia del incremento del precio promedio de la mezcla mexicana de petróleo, los ingresos petroleros fueron mayores en 9.1% real, respecto al 2017.

La recaudación por el impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), que se cobra a la gasolina y el diésel se redujo en 28.7 por ciento, respecto al 2017, debido a que la SHCP mantiene el estímulo fiscal que da a los combustibles para disminuir el impacto que genera la volatilidad en el precio internacional de la gasolina y el tipo de cambio.

El IEPS a bebidas azucaradas, alcohólicas, cigarros entre otros, bajó 14.9% anual.

Otro rubro que registró una reducción significativa fueron los ingresos no tributarios, que son los que se perciben por otorgar derechos del pago por utilizar bienes del dominio público; y aprovechamientos, que son multas y recargos, disminuyeron 61.3% respecto al 2017.

No obstante, de enero a julio, el gasto corriente creció 5.2 por ciento con un total de 1.8 billones de pesos; mientras que los recursos destinados al gasto per cápita, es decir a la inversión se redujeron 15.9% con lo que se ejercieron 391 mil 425 millones de pesos.

De las dependencias del Estado, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano fue la que más incrementó su gasto en 76.6%, pues pasó de 9 mil 556 millones de pesos a 17 mil 712 millones.

La Secretaría de Economía gastó 6 mil 497 millones de pesos, un 66.9 superior al 2017; la Comisión Reguladora de Energía aumentó un 49.3% con un total de 474 millones de pesos.

Entre los organismos autónomos, el Instituto Nacional Electoral fue el que más elevó su gasto, al ejercer 15 mil 596 millones, nada más un 96 por ciento mayor a 2017.

(Con información de El Economista y Expansión)

Comentarios