Amnistía Internacional

- Publicidad -

Si la violencia tuviera su origen en el crimen organizado, la fuerza del Estado bastaría para mantener el orden y la paz. Pero si las instituciones torturan, desaparecen y venden su lealtad, ¿quiénes pagan con impuestos o con la vida, esta penosa farsa entre “buenos y malos”?

Comentarios