AMLO justifica encuentro con Kushner en casa de su “amigo en común”

“Imagínense”, dijo el mandatario mexicano, “se informa antes y no se podía haber llevado a cabo”

- Publicidad -

Al presidente Andrés Manuel López Obrador le fue como en feria.

Tras el encuentro que sostuvo con Jared Kushner, yerno y asesor de Donald Trump, en casa del vicepresidente de Televisa, Bernardo Gómez, al jefe del Ejecutivo mexicano le llovieron críticas y, durante su conferencia matutina, fue bombardeado con preguntas al respecto.

Él sorteó los cuestionamientos afirmando que se trató de un encuentro de lo más normal.

“Se vieron las opciones y ofrecieron que podía ser ahí y yo dije que sí, acepté. Así fue, tantán”, dijo el tabasqueño.

El mandatario negó que se tratara de una reunión en lo ‘”oscurito” porque había testigos y se informó de lo que se habló.

“Lo hicimos así porque lo consideramos normal, hacerlo en ese plan, de amistad, cenamos ahí, no fue una reunión rígida, acartonada, fue una conversación circular, como son a veces esas reuniones muy importantes”, refirió.

El presidente López Obrador también descartó  que la forma como se dio la entrevista represente un conflicto de interés y reiteró que la decisión de hacerlo en casa de Gómez, fue porque tanto él como Kushner comparten esa amistad.

“Así se dieron las circunstancias. A lo mejor me reúno en casa de un periodista amigo, en casa de un campesino, en casa de un maestro. Hay también la coincidencia de que se tiene amistad de las partes, entonces fue en ese ambiente de amistad, nos sentimos cómodos”, señaló el mandatario.

“No se me quita nada, soy respetuoso de la investidura presidencial, si fuese a hacer algo indigno, no podría reunirme con nadie, pero tengo mi autoridad moral para asistir a cualquier encuentro”, añadió.

Al cuestionársele sobre los intereses que representa Bernardo Gómez, el presidente respondió que se trata de un asunto de celos de los medios y rechazó que a futuro tenga que pagar a la televisora para corresponder a la hospitalidad del directivo.

López Obrador destacó la necesidad de mantener buenas relaciones con el vecino del norte, por la cercanía física que se tiene entre ambos países y la frontera de miles de kilómetros que comparten.

Cabe mencionar que, Presidencia de la República no registró el encuentro en la agenda oficial del jefe del Ejecutivo federal, y mucho menos dio a conocer que se celebraría en la casa del ejecutivo de la televisora.

“Imagínense”, dijo, “se informa antes y no se podía haber llevado a cabo”.

Comentarios