AMLO califica de hipócritas y poco serias a calificadoras que degradaron a Pemex

López Obrador dijo que a los gobiernos anteriores fueron como ladrones de bancos a los que les sonó la alarma y por ello no alcanzaron a llevarse todo el botín de la empresa productiva

- Publicidad -

Nadita le gustó a Andrés Manuel López Obrador la degradación que hizo este martes la calificadora Fitch Ratings de las notas de los bonos de Pemex.

En su conferencia matutina, el presidente condenó la hipocresía de quien emite notas negativas sobre la deuda de Pemex, pero guardan silencio sobre la corrupción o el impacto negativo de la reforma energética en la empresa.

Aunque reconoció que, aún cuando es importante para su Gobierno, los técnicos de las agencias “no son jueces infalibles”.

Lamenta el primer mandatario que estos no se hayan dado cuenta que con la reforma energética, que ellos avalaron, no le llegó la inversión nacional ni extranjera, lo cual produjo la caída de la producción, y “guardaron un silencio cómplice, y ahora salen con sus recomendaciones”.

A pesar de ello, pidió esperar la opinión de otras calificadoras, tras advertir que existe “charlatanería” entre los expertos que opinan sobre las finanzas de la petrolera y el país.

Cabe recordar que a principios de enero, el Gobierno envió a Nueva York a una comitiva de funcionarios de Hacienda y Pemex para reunirse con empresas calificadoras, fondos institucionales e inversionistas, a fin de evitar lo que ya se sospechaba, la degradación de las calificaciones.

Sin embargo, a decir de Jim Graige, cotitular de inversión de Stone Harbor Investment Partners, Pemex no mostró una forma creíble de cómo revertirán el declive productivo.

Y por si fuera poco, analistas de Jefferies Financial Group, en una nota a clientes, manifestaron estar “bastante decepcionados por la falta de una estrategia cohesionada y comunicación entre Pemex y el soberano, a lo que suma una aparente desconexión con la percepción del mercado”.

Sin embargo, López Obrador sostuvo este miércoles que Pemex está mejor que en los últimos 30 años, gracias a que su gobierno decidió combatir la corrupción para impulsar su rescate.

Se quejó que los especialistas no tomen en cuenta el impacto de la estrategia de combate al robo de combustible y los acusó de tratar de desprestigiar a su gobierno.

Según el tabasqueño, “tratan de desprestigiarnos, cuando México tiene fortaleza por su autoridad moral”.

Y afirmó que “los inversionistas con ética” saben que Pemex es una empresa sólida porque “ya está manejada con honestidad”.

(Con información de Reforma y El Financiero)

Comentarios