AMLO Y ANAYA: FUTURO INCIERTO

- Publicidad -

De acuerdo a un sondeo publicado por El Universal, el segundo debate sirvió para que algunos indecisos supieran por quiénes no van a votar.

El encuentro entre  candidatos presidenciales que se llevó a cabo en Tijuana  funcionó como una ventana al futuro.

Después de que Margarita Zavala renunció, la pregunta que muchos televidentes nos hacíamos era si los cuatro –AMLO, Anaya, Meade y El Bronco- van a poder llegar al final de la jornada electoral.

La duda tiene motivos. Durante la misma noche del debate, tomó fuerza la versión de que un juzgado de Instrucción de Madrid, España, podría llamar a declarar al candidato presidencial Ricardo Anaya por lavado de dinero.

De acuerdo a la ley internacional de blanqueo de capitales, Canadá e Inglaterra, países donde fue creada la estructura financiera que permitió al candidato y a sus socios ocultar recursos, tendrían que hacer lo mismo.

¿Qué ocurriría si España o Inglaterra confirman, antes del 01 de julio, día de la elección, que Anaya es culpable de lavar dinero y qué sucedería si el candidato de la coalición Por México al Frente gana y días después tiene que ser aprehendido?

El otro candidato con un futuro nebuloso es Andrés Manuel López Obrador.

La noche del 20 de mayo apareció en pantalla un hombre avejentado cuyo semblante, postura de cuerpo y forma de vestir denunciaba cansancio y enfermedad.

AMLO ha recurrido al sarcasmo y a su siempre eficaz propaganda en redes para hacer de una mentira, una verdad. Pero el lente de la cámara de televisión amplificó el mal estado físico y emocional del candidato que va arriba en las encuestas.

Y aquí viene la segunda duda: ¿Qué sucedería si López Obrador antes, o después del 01 de julio, se declara incapaz de seguir adelante por un grave problema de salud?

Los dos punteros en las encuestas, AMLO y Anaya, tienen un futuro incierto. Y ambos, de ganar, colocarían al país en un escenario de incertidumbre e ingobernabilidad.

Uno, en el mejor de los casos tendría que ir a un hospital y el segundo, tal vez, a la cárcel.

Comentarios