El amigo del Presidente

- Publicidad -

Cuando fue opositor, Andrés Manuel López Obrador, señalaba a los empresarios que se enriquecieron bajo el amparo de gobiernos corruptos como la mafia del poder”. Hoy que es Gobierno, algunos de los miembros de ese cartel de criminales de cuello blanco forman parte de su Consejo de asesores empresariales.

Como el multimillonario Ricardo Salinas Pliego, cuya fortuna se incrementó en un 36% durante 2019, primer año de la Administración del tabasqueño, según un ranking de la revista Forbes, que lo posicionó dos lugares abajo del magnate Carlos Slim Helú y Germán Larrea, dueño de Grupo México, respectivamente.

¿Y cómo no? Si el Presidente y dueño de Grupo Salinas ha sido uno de los empresarios que más se han beneficiado con el arranque del nuevo Gobierno morenista:

  • La Administración de Claudia Sheinbaum entregó a Seguros Azteca, propiedad de Salinas Pliego, el contrato de seguros de accidentes para policías y funcionarios más caro desde el año 2013, dicho contrato fue por adjudicación directa y tuvo un incremento (por la misma cobertura) del 19% en relación a los últimos seis años.
  • También por adjudicación directa, sin licitación de por medio, el Gobierno federal entregó a Banco Azteca la operación y emisión de las Tarjetas del Bienestar”, mediante las cuales serán distribuidos alrededor de 300 mil millones de pesos anuales en apoyos sociales a cerca de 25 millones de mexicanos. No sólo eso, el Gobierno de López Obrador a través de su programa Jóvenes Construyendo el Futuro”, paga a 2 mil jóvenes becas para trabajar en distintas áreas del corporativo mexicano.
  • Y lo último, el detallito” que tuvo el Instituto Federal de Comunicaciones (IFT) al extenderle la concesión por un periodo de 30 años más a Totalplay, una de sus empresas.

No cabe duda que el dedito purificador de Andrés Manuel le ha redituado millonarias ganancias a quien durante años fue señalado por el propio Presidente, por su séquito de simpatizantes, vocerillos y matraqueros de su Gobierno, de pertenecer a la pandilla de fifís, neoliberales, corruptos, que saquearon al país a manos llenas”.

López Obrador ha resaltado en varias ocasiones que en la Cuarta Transformación es un hecho la separación entre el poder político y económico, palabras que quedan sepultadas ante el capitalismo de cuates que como hemos podido constatar, sigue gozando de cabal salud en su gestión.

“No le quiero hacer la barba, no soy lambiscón, pero me gusta decir lo que siento, mi pecho no es bodega: Ricardo Salinas tiene dinero, pero tiene dimensión social. Hay otros empresarios que son traficantes de influencias, no aportan nada, se dedican a saquear y a robar, no tienen llenadera”.

Hay empresarios que no se dedican nada más a acumular riqueza en el país, no todo el que tiene es malvado, hay quienes han hecho sus fortunas con esfuerzo, con trabajo, de conformidad con la ley, merecen respeto”, así se expresó López Obrador de Ricardo Salinas Pliego en mayo de 2018, así le lavó la cara a dos meses de las elecciones presidenciales.

¿Qué “dimensión social” puede tener un hombre que ha lucrado con el hambre, la pobreza y la necesidad de millones de mexicanos por años, bajo el amparo del poder?

Es el nuevo aliado del Presidente, su amigo, el mismo empresario al que el Gobierno de Enrique Peña Nieto condonó el pago de adeudos fiscales por 6 mil 833 millones de pesos a siete de sus empresas, el mismo personaje que hace días salió en medio de la contingencia sanitaria que vivimos por el coronavirus, a pedirle a los mexicanos, contradiciendo las medidas de prevención anunciadas por las autoridades sanitarias, que no paren, que salgan a trabajar, que ni modo, que habrá muertos, pero que la vida sigue”. El mismo que ha emprendido la campaña No es el virus, es la economía” a través de sus noticieros minimizando la pandemia, entiendan las restricciones sociales son suicidas”. Ay, mis miles de millones de dólares, estúpidos”.

Gobiernos van, gobiernos vienen, la cuatitud y la impunidad siguen cobijando a la caterva de miserables que han saqueado a nuestro país a manos llenas.

La transformación que presume este Gobierno por todo lo alto cada que se quiere colgar la medallita de que son distintos” tiene la memoria muy corta y el cinismo muy grande.

Comentarios