- Publicidad -

Luis María Aguilar, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, lanzó un ultimátum al titular de la delegación Gustavo A. Madero, Victor Hugo Lobo, para que pague a una empresa una deuda por 30.6 millones de pesos, o de lo contrario podría ser retirado del cargo y consignado penalmente.

El Jefe Delegacional cuenta con tres días para realizar el pago.

La Delegación debe desde el 2013 el pago a la empresa Servicios Profesionales Integrados RH, derivado de contratos de apoyo logístico para eventos.

Ya con anterioridad un juez civil había ordenado pagar a la Delegación, sin embargo éste fue ignorado ya que lo máximo que puede hacer es otorgar un arresto de 36 horas como castigo.

A través de un amparo presentado por la propia empresa ante las autoridades federales, fue que el Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Civil ordenó el pago y ante el desacato, tornó el caso a la Corte quien tiene facultad de imponer sanciones de destitución y consignación penal a funcionarios públicos.

El Tribunal determinó que no existen razones válidas y legítimas que justifiquen la falta de pago por parte de Lobo y su administración, aunque se prevé que la Delegación no cumpla el amparo y espere hasta que el Pleno de la Corte tenga listo el proyecto para destituir al delegado.

Será en ese entonces que podrían empezar los pagos a la empresa para evitar que sea destituido, que podrían haber crecido significativamente ya que solo se han calculado los intereses hasta enero de 2013.

El perredista Lobo terminará haciendo la cosas mal y de malas hasta el último segundo, con tal de salvar el pellejo de forma penosa.

¡Como si el dinero fuera de ellos, caray!

(Con información de Reforma)

Comentarios