Amasa fortuna Caro Quintero

Rafael Caro Quintero. (Imagen de archivo)
- Publicidad -

El narcotraficante Rafael Caro Quintero amasó una fortuna a través de sus amigos y familiares mientras estuvo encarcelado en el penal de Puente Grande, Jalisco.

Se estima que en conjunto crearon una red empresarial legalmente constituida de al menos 30 compañías con sede en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, las cuales abarcan varios giros: sector inmobiliario, de distribución de combustible, explotación minera, concesionaria de autos nuevos y usados, servicio en casetas telefónicas, restaurantes, moda y calzado, hasta productos de belleza y spa.

Entre las empresas de la familia de Caro Quintero se encuentra Organic Salt, S.A de C.V., fundada en 2003. Con esa firma se iniciaron en el mundo de los negocios de inversiones lícitas comerciales, financieras, inmobiliarias e industriales.

Minerales Nueva Era, S.A de C.V., fue creada en 2006 y Minerales Nueva Generación, S.A. de C.V. en 2010 por su hijo Henoch Emilio Caro Elenes, con el fin de consolidarse en el sector minero.

Para abarcar el sector de los combustibles distribuidos por Petróleos Mexicanos (Pemex), en 2004, los hijos del capo Héctor Rafael y Henoch abrieron Grupo Español Elcar, S.A. de C.V.; en 2005, Servicio y Operadora Santa Ana, S.A. de C.V.; Energéticos Vago, S.A. de C.V., en 2006; y Petro Mas, S. de R.L. de C.V., en 2007.

Además, los hermanos Héctor Rafael, Roxana Elizabeth, Henoch Emilio y Mario Yibran Caro Elenes fundaron Petro Bio, S. de R.L. de C.V., en 2008, y Estación de Servicio Atemajac, S.A. de C.V., en 2010.

Los negocios inmobiliarios iniciaron en 1999 con Villas de Colli, S.A. de C.V.; luego arrancó Barsat, S.A. de C.V., en 2004; Grupo Barsaterra, S.A. de C.V., y Desarrolladora San Francisco del Rincón, S.A de C.V., en 2005; mientras que Nueva Terra, S.A. de C.V. (los socios eran Henoch y Yibran), y Dinermas, S. de R.L. de C.V., se crearon en 2007. En tanto, Desarrollos Bio Gas, S.A. de C.V., fue fundada en 2008.

Luego vino Hacienda Las Limas, S.A. de C.V., empresa con la que se abrieron mercado en los servicios hoteleros, de atención a la salud con spa, cafeterías, restaurantes y bares.

Promi Fel, S.A. de C.V., le dio continuidad a la compraventa de autos nuevos y usados que ya tenía tradición en la familia. Evcomer, S.A. de C.V., fue el inicio para importar artículos de toda índole, así como su transportación, tránsito, reparto, almacenamiento y manejo.

El giro de las actividades agropecuarias lo abarcó Reforestaciones Careles, S. de P.R. de R.L., en 2005, y a través de Telefónica Cecetel, S.A. de C.V., abarcaron los servicios de telefonía en módulos o casetas en el municipio de Guadalajara.

Para el ramo gastronómico y centros de diversión se creó Cacego, S.A. de C.V., en 2008.

Blue Point Salt, S.A. de C.V., se fundó en 2005 para ofrecer servicios de asesoría en materia técnica y tecnológica en las áreas geográfica, fotogrametría y de imagen satelital.

El sector cervecero lo abarcó el esposo de Roxana Elizabeth Caro, Jesús Briseño Gómez, con Cervecería Minerva, S.A. de C.V., y con la cadena de restaurantes El Depósito.

El mundo de productos de belleza, cremas y jabones también les abrió la puerta con El Baño de María, S. de R.L. de C.V., empresa abierta en septiembre de 2004.

Se estima que las ganancias del capo, de 67 años de edad, oriundo de Sinaloa, llegaron a alcanzar los 500 millones de dólares.

Cabe recordar que Caro Quintero fue arrestado en San José, Costa Rica, el 04 de abril de 1985, acusado del asesinato del integrante de la Agencia Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés) Enrique Kiki Camarena y otros delitos.

No obstante, actualmente es prófugo de la justicia luego de que en 2013 lo liberaran al estimar que en su caso se violentó el debido proceso, luego de 28 años de permanecer en prisión y fuera nuevamente buscado por la justicia estadounidense.

Su nombre está registrado ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), lo cual que impide que esta denominación sea usada sin su consentimiento para servicios de entretenimiento, actividades deportivas y culturales, producción de programas de radio y televisión.

También se le debe pedir autorización para material fotográfico, artículos de papelería, así como material para artistas, de dibujo, instrucción, didáctico para publicaciones impresas a menos que se paguen los derechos.

(Con información de El Universal)

Comentarios