Alerta terremoto en México a californianos

Esperan que, por la falla de San Andrés, vuelva a sacudirlos un sismo de magnitudes extraordinarias, pero ellos aún no cuentan ni con alarma sísmica.

AFP PHOTO / FREDERIC J. BROWN
- Publicidad -

El sismo que estremeció México el pasado martes 19 de septiembre, tiene preocupados a los estadounidenses.

“Tarde o temprano, L.A. será azotada por un terremoto como el de México. No estamos tan listos como deberíamos”, señaló una editorial publicada por el diario Los Angeles Times.

Y es que la presencia de la falla de San Andrés cerca de áreas muy habitadas en la entidad mantiene con pendiente a los ciudadanos ante la posibilidad de un terremoto que podría alcanzar una magnitud de 8.2 y causar alrededor de mil 800 muertes.

Aunque es imposible saber cuándo ocurrirá, según dijeron científicos al mismo medio.

Por la cantidad de fallas en el estado, los californianos son vulnerables a los temblores.

El lunes 18 de septiembre a la media noche, unas horas antes del terremoto en México, un sismo de magnitud 3.6 fue perceptible en varias partes de Los Ángeles.

Los expertos señalan que aún les hace falta implementar medidas que los ayuden a  estar listos ante un terremoto de mayor intensidad.

“Tenemos que enfatizar la importancia de preparación de parte de la gente, frente a la idea de que puede ocurrir en cualquier momento”, aseguró al periódico REFORMA Joann Stock, profesora del Laboratorio Sismológico del Instituto Tecnológico de California.

Aunque por las regulaciones de construcción en el estado es posible que los edificios no colapsen, explicó, los sismos aún pueden provocar daños en infraestructura, tuberías de gas, agua, o el servicio eléctrico.

Uno de los principales pasos en los que deben trabajar las autoridades, señaló la académica, es un sistema de alarmas.

“Lo que necesitamos todavía en California es un sistema de alerta rápida como el que tienen (en México)”, señaló Stock.

Actualmente, explicó, se están probando algunas alarmas, a las que hacen falta años de desarrollo.

“Están tratando de instalarlo no tanto para todos los edificios y gente, sino para hacer muchas cosas automáticas: cerrar las tuberías para encontrar fugas de gas, parar los trenes, hacer todo lo que se puede hacer automáticamente para minimizar sus efectos. También para mover los ascensores a un piso y abrir las puertas del ascensor, que abran las puertas de los bomberos para que puedan salir a atender incendios, avisar en los hospitales para que detengan sus cirugías”, indicó Stock.

A diferencia de México y Japón, Estados Unidos aún no tiene un sistema de alerta que funcione en el país debido a que no han tenido un sismo devastador que alarme a la gente lo suficiente como para actuar, consideró Jennifer Strauss, sismóloga de la Universidad de Berkeley, en declaraciones al diario The New York Times.

Incluso, el Gobierno de California se tuvo que comprometer en julio a mantener vivo con recursos estatales el desarrollo de una alerta sísmica en la costa oeste del país, ante un plan presupuestal del Mandatario estadounidense, Donald Trump, que recortaría sus fondos.

El sismo en México es una importante llamada de atención  por la cercanía de las poblaciones de ambos países.

“La importancia para nosotros en California es, en primer lugar, que sentimos mucha compasión. Como hay muchas personas que tienen familiares en México es una cosa muy personal”, señaló Stock.

(Con información de Reforma)

Comentarios