Alerta Felipe Calderón sobre el riesgo del poder absoluto

Felipe Calderón expresidente de México. (Imagen de archivo)
- Publicidad -

Felipe Calderón quien presidió el país de 2006 a 2012 reapareció este domingo en un evento público para alertar sobre los riesgos que, consideró, enfrenta México: la falta de vida democrática y de Estado de derecho ante “un poder absoluto y sin límites”.

En un acto de campaña de Francisco Pelayo Covarrubias, candidato de la coalición Unidos Contigo (PAN, PRI, PRD) al gobierno de Baja California Sur, arremetió contra la división, el encono y el odio promovido desde el poder público.

En un discurso donde estuvieron presentes los dirigentes de los partidos coaligados -Marko Cortés, del PAN; Alejandro Moreno, del PRI y Jesús Zambrano, del PRD-, dijo que una de las principales lecciones de la historia es que la división es el mayor enemigo de los mexicanos.

Quien en su campaña para la Presidencia utilizara el lema respecto a que López Obrador “es un peligro para México”, aseguró que “lo que está en juego es la vida democrática de nuestra nación, que nos podamos entender en las diferencias y que el poder no puede ni debe ser absoluto, que la convivencia requiere de equilibrios y contrapesos”.

Afirmó que también está en juego la pluralidad, la posibilidad de disentir sin consecuencias, sin amenazas.

El michoacano señaló que “hoy se promueve abiertamente, descaradamente, la división entre los mexicanos, se promueve la división y el encono e incluso el odio; la división creada desde el poder nos debilita”.

Dijo también que en México está en entredicho el Estado de derecho, que obliga a los funcionarios públicos a hacer lo que explícitamente está escrito en la Constitución, y que ese mismo ordenamiento protege a los jueces de los abusos de los poderosos.

Manifestó que “bien dice el refrán que si el poder corrompe, el poder absoluto corrompe absolutamente, y México está en peligro de convertirse en un país de un poder absoluto y sin límites”.

Negó que la alianza PAN, PRI y PRD se oponga a los programas sociales o a la entrega del apoyo a los más desprotegidos sino se oponen a que se tire a la basura “por ineptitud y demagogia” un sistema de vacunación creado durante décadas, así como programas como 70 y Más; Progresa; estancias infantiles y el Seguro Popular.

Así que, quien le ganara la elección de 2012 a López Obrador para gobernar el país, por un margen de 0.56 por ciento de la votación, pidió salvar al país de la intolerancia, de la falta de respeto y del autoritarismo del poder absoluto, que no es propio de las democracias del siglo 21 sino de los imperialismos del siglo 17.

(Con información de Reforma)

Comentarios