Al banquillo

- Publicidad -

Estos ya no son los tiempos en los que se podía tolerar y encubrir a los cuates, nomás por mis pistolas. Hoy todo se sabe y vuela, a pesar de las moralidades superiores. Algo así está pasando en la SRE y todo mundo lo sabe, lo sabe.

Comentarios