Ajusta Standard & Poor’s calificación de Pemex y CFE a negativa

AMLO lo atribuye a la política neoliberal que considera un fracaso y cuestiona por qué las calificadoras no dijeron nada cuando en las empresas productivas del Estado imperaba la corrupción

- Publicidad -

Este lunes, Standard and Poor’s se unió al cambio realizado por Fitch Ratings sobre la perspectiva crediticia de Pemex, ajustando de estable a negativa la calificación de la empresa productiva del Estado, en línea con el cambio que realizó el viernes pasado sobre la calificación de México.

“Las mayores asignaciones presupuestales para Pemex en 2019 y las recientes declaraciones públicas del Gobierno federal asegurando que la empresa cumplirá de manera puntual con todas sus obligaciones financieras, refuerzan nuestra evaluación de una probabilidad casi cierta de respaldo extraordinario de parte del Gobierno mexicano si la empresa afronta dificultades financieras. Por lo tanto, las calificaciones de Pemex continúan reflejando las de México”, detalló Standard and Poor’s.

Con este ajuste, la calificadora confirmó su nota en escala global para Pemex en ‘BBB+’ en moneda extranjera y de ‘A-’ en moneda local. Asimismo, revisó la evaluación del perfil crediticio individual de la firma ubicándose en ‘b-’ desde ‘bb-’.

No obstante, el efecto cascada no se hizo esperar y la agencia también ajustó de estable a negativa las calificaciones de 77 instituciones financieras mexicanas, así como las de CFE, América Móvil, Coca-Cola FEMSA y Liverpool.

El ajuste de Standard and Poor’s se une al cambio similar realizado por Fitch Ratings, calificadora que desde octubre de 2018 puso en negativa la perspectiva de calificación de México y el pasado 26 de enero redujo a ‘BBB-’ desde ‘BBB+’ la nota de Pemex, dejándola más cerca del grado especulativo de inversión.

Aunque hasta el momento, Moody’s mantiene la calificación de México y Pemex, ya alertó sobre la presión que tiene la petrolera sobre la nota soberana y advirtió que este año puede ajustar la nota a la baja si las decisiones de la Administración que encabeza Andrés Manuel López Obrador dan incertidumbre sobre inversionistas y sus negocios en el país.

De acuerdo con especialistas, lo anterior puede generar una salida de capitales y la depreciación del tipo de cambio.

A este respecto, esta mañana el presidente López Obrador atribuyó la evaluación de las calificadoras a un castigo que se le está haciendo al país por la política neoliberal que se aplicó en los últimos 36 años que, según dice, fue un rotundo fracaso.

“Nos toca pagar los platos rotos, para que quede claro, fue una política económica ineficiente, caracterizada por el saqueo y la corrupción”, señaló el mandatario en Palacio Nacional.

En conferencia matutina, el tabasqueño reprochó que las calificadoras hayan permanecido calladas cuando imperó la corrupción.

“Neoliberalismo es sinónimo de corrupción, de robo, y tanto Pemex como la CFE fueron las empresas más saqueadas, no solo de México, sino del mundo, en el periodo neoliberal, lo único que puedo reprochar de manera fraterna, respetuosa, a la calificadora es que durante todo ese tiempo que imperó la corrupción en Pemex y en CFE permanecieron callados, calificaban con 10, con excelencia”, expuso.

López Obrador aseguró que respeta las decisiones de las calificadoras y reiteró que se va rescatar a Pemex y a la  Comisión Federal de Electricidad CFE.

(Con información de El Universal)

Comentarios