El aeropuerto de Berlín abre con nueve años de retraso y en plena pandemia

31 de octubre de 2020.-Un vuelo de la aerolínea Lufthansa, es uno de los primeros en aterrizar en el aeropuerto "Brandenburgo Willy-Brandt", en Schoenefeld, sureste de Berlín. Foto: John MACDOUGALL / AFP
- Publicidad -

El nuevo aeropuerto internacional de Berlín entró en funcionamiento este sábado, con nueve años de retraso y en un contexto en el que el sector aéreo atraviesa la peor crisis de su historia debido a la pandemia.

Dos aviones respectivamente de las aerolíneas Lufthansa y Easyjet aterrizaron hacia las 14:00 locales, marcando así de forma simbólica el bautizo del aeropuerto Brandenburgo Willy-Brandt (BER) en el sudeste de la capital alemana.

El primer vuelo comercial, entre Berlín y Londres, está programado para este domingo.

No hubo gran pompa en la inauguración de las instalaciones, debido a la crisis sanitaria, pero también a raíz de todos los contratiempos que han sacudido este gran proyecto creado tras la reunificación (fallos, negligencias, sospechas de corrupción, dimisiones…).

31 de octubre de 2020.-Ceremonia de bienvenida a los vuelos de las aerolíneas Lufthansa y Easyjet, los primeros en arribar al aeropuerto Brandenburgo Willy-Brandt

Además, un centenar de manifestantes de varias asociaciones ecologistas se congregaron en el lugar, entre fuertes medidas de seguridad, para protestar contra su apertura, según periodistas de la AFP.

“El avión representa una carga enorme para el clima. No necesitamos un nuevo gran aeropuerto”, dijo Ludwig Bräutigam, de 50 años, miembro del colectivo ecologista “Extinction Rebellion”.

31 de octubre de 2020.-Ecologistas bloquean una de las entradas del nuevo aeropuerto internacional Brandenburg Willy-Brandt (BER), durante la ceremonia de apertura

La construcción del “BER”, con una superficie de 360.000 m2 y cuya terminal 1 podría acoger a 27 millones de personas al año según los operadores, empezó en 2006, y tendría que haber finalizado en 2011.

Su costo inicial, estimado en 1.700 millones de euros (2.000 millones de dólares), aumentó a 6.500 millones (7.650 millones de dólares).

En 2012, las obras tuvieron que detenerse de forma repentina porque los dispositivos de seguridad contra incendios no funcionaban.

La inauguración, prevista unas semanas más tarde, en presencia de Angela Merkel y 10.000 espectadores, tuvo que anularse apresuradamente.

La crisis sanitaria, que ha prácticamente paralizado el tráfico aéreo en estos últimos meses, ha agravado aún más las preocupaciones de los administradores del aeropuerto.

(AFP)

Comentarios