Advierten especialistas que T-MEC ayudará a la economía, pero no es “pócima mágica”

10 de diciembre de 2019.-Chrystia Feeland, vice primera ministra de Canadá; Jesús Seade, subsecretario para América del Norte y Robert Lighthizer, representante comercial de los Estados Unidos presentan el protocolo modificatorio del T-MEC, acompañados de Andrés Manuel López Obrador, presidente de México y Arturo Herrera, secretario de Hacienda
- Publicidad -

Las autoridades federales confían en que la entrada en vigor del T-MEC será una solución inmediata para detonar el crecimiento del país.

Incluso, la secretaria de Economía, Graciela Márquez, ha declarado públicamente que el acuerdo negociado durante casi tres años será clave para la recuperación económica del país, afectado por la pandemia de COVID-19.

Será la herramienta para impulsar la recuperación económica en la etapa del post COVID-19”, dijo en videoconferencia y confió en que lo firmado se traducirá en más y mejores empleos en los tres países, además de expandir el desarrollo regional y la creación de empleos, particularmente en las regiones del sur-sureste de México”.

Sin embargo, especialistas consideran que no se trata de una pócima mágica y que lo que se requerirá más que nunca será dar certeza para las inversiones en el país.

El tratado no es un milagro, no se va a implementar solo y a partir del primero de julio automáticamente todo está resuelto”, dijo Claudia Jañez, presidenta del Consejo Ejecutivo de Empresas Globales (CEEG).

Esto se logrará exclusivamente cumpliendo  con lo acordado, generando certidumbre, con un estado de derecho claro, lo que implica respetar las reglas.

Yo creo que al tener un tratado moderno, que incorpora nuevas reglas del juego, las tenemos que aprovechar muchísimo mejor”, consideró la presidenta del CEEG, cuyas 53 compañías aportan 10 por ciento del PIB, 11 por ciento de las exportaciones, 40 por ciento de la Inversión Extranjera Directa (IED) y 500 mil empleos directos.

Con ella coincidió el ex jefe de la negociación Técnica para el TLCAN, Kenneth Smith, al afirmar que es fundamental no tener retrocesos o posibles violaciones al tratado.

Pueden generar paneles arbitrales, demandas directas a los inversionistas afectados y podría ser muy costoso para el gobierno enfrentar demandas, además de que afectaría la competitividad y la atracción de inversión”.

Por su parte, el economista en Jefe de la American Chamber of Commerce/México (Amcham), Luis Foncerrada, afirmó que uno de los principales retos del país será garantizar que los contratos se respeten y ejecuten, para lograr que la inversión fluya sin contratiempos.

El T-MEC es un componente, sí necesario, pero no es mágico; no lo va a resolver por sí solo. Es necesario y poderoso si lo aprovechamos bien, pero no es suficiente si no agregamos otros componentes. Si no tengo confianza como inversionista no entro a comprometerme, ni pongo en riesgo mi tiempo, ni mis recursos, mucho menos la cadena de valor en la que estoy inserto, que es donde va a salir mi producto final y mis ventas. En un proceso de inversión hay muchos riesgos como para tomar otro que fuese el incumplimiento de las reglas, ese es grave y sin duda inhibiría fuertemente las decisiones”, afirmó.

Por su parte el Presidente del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi), Luis Rubio, señaló que el nuevo tratado funcionará si crece la inversión, y para eso se requieren de reglas certeras.

Se requiere reglas claras, promoción de la inversión, despolitizar las reglas para la inversión y políticas de continuidad clave para el funcionamiento de las empresas. La economía no crece si no hay certidumbre del gobierno, la suma es que hay dos lados: uno se consuma el 01 de julio, el otro, es el que sigue para lograr que se cumplan los objetivos”, resaltó.

(Con información de Milenio)

Comentarios