Advierten conflicto de interés en contratación de parientes de titular de Conacyt

María Elena Álvarez-Buylla lo niega, pese a que se trata del papá y los tíos de su hija

- Publicidad -

En medio de la polémica que han desatado algunos nombramientos al interior del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), se dio a a conocer también que el excuñado de María Elena Álvarez-Buylla, directora del organismo, fue nombrado coordinador territorial de la dependencia en la región Sureste.

Su nombre es Luis García Barrios.

Pero no solo eso, sino que también el exmarido de la titular del Consejo, Raúl García Barrios, figura en la plantilla del organismo que ella dirige.

Esto ha desatado críticas en contra de Álvarez-Buylla en los últimos días, pues la señalan de incurrir en un conflicto de interés, al ser estos personajes padre y tío de la hija de la científica.

No obstante, la funcionaria lo descarta, y asegura que desde hace muchos años no tiene relación de parentesco con ellos.

“Entre él (Raúl) y yo ya no hay absolutamente ningún tipo de relación desde hace muchísimos años”, dijo la funcionaria.

“No hay absolutamente ningún conflicto de interés, ningún influyentismo, puesto que aquí él, o cualquier otra persona que está dispuesta a ayudar más que a beneficiarse personalmente, está ayudando al país de una manera voluntaria”, añadió.

Raúl García participará en los Programas Nacionales Estratégicos (Pronaces), a través de los cuales se buscará dirigir fondos a los estados y capacidades científicas para atender temas específicos, como soberanía alimentaria, aprovechamiento de recursos naturales, manejo de desechos, movilidad, entre otros.

García Barrios, padre de la hija de la directora del Conacyt, es investigador del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM, y sería parte del Pronace C1, relativo a la gestión del agua.

El excuñado de la funcionaria, por su parte, sí cuenta con nombramiento formal.

“Él fue elegido por el grupo de colegas a quien yo consulté como uno de los expertos para apoyar el trabajo del Conacyt justamente en San Cristóbal de las Casas (donde tiene su residencia)”, justificó Álvarez-Buylla.

“Yo le solicité que colaborara, pero a instancias de una investigación, y él fue una de las personas que me recomendaron, y considero que es una persona altamente capacitada”, agregó.

Luis García Barrios es investigador de El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), en Chiapas. Estudió Biología en la Facultad de Ciencias de la UNAM, y cuenta con maestría y doctorado en el Instituto de Ecología.

Además fue Coordinador de la División de Sistemas de Producción Alternativos del Ecosur e investigador invitado de la Universidad de Michigan.

“El doctor Luis Enrique García Barrios va a ser capaz desde sus ámbitos de experiencia de articular algunos de estos programas nacionales estratégicos en favor de la gente”.

Junto con Raúl y Luis, Álvarez-Buylla coescribió en 1991 el libro Lagunas: Deterioro ambiental y tecnológico en el campo semiproletarizado.

Además, aunque Álvarez-Buylla lo niega argumentando que ya se retiró, se presume que en los Pronaces también participará otra excuñada. Se trata de Cecilia García Barrios, terapeuta yageriana, maestra en ciencias sociomédicas por la UNAM a quien ocuparían en el programa C5, relativo a salud comunitaria y salud pública.

En días recientes, el Conacyt fue motivo de escándalo por las contrataciones de la diseñadora de modas Edith Arrieta como subdirectora en la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados y de David Alexir Ledesma, estudiante de licenciatura que, sin experiencia en el campo, llegó a la Subdirección de Comunicación e Información Estratégica.

Aunque el organismo había defendido la labor de Ledesma, el joven de 29 años terminó por presentar su renuncia “por motivos personales”, casi a la par de la salida de Arrieta, de quien la dependencia informó la semana pasada que la relación laboral que mantenía con ella había concluido.

En ese contexto, el presidente Andrés Manuel López Obrador insiste en que su Gobierno procurará que no se registre ninguna anomalía en la contratación de personal.

“No se va a tolerar corrupción, no se va a permitir influyentismo, amiguismo, nepotismo; ninguna de esas lacras de la política; lo que se venía haciendo, no se va a permitir”, ha dicho el primer mandatario.

(Con información de Reforma)

Comentarios