Advierte Mazzitelli sobre riesgo de populismo en México

- Publicidad -

El representante en México de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, Antonio Luigi Mazzitelli, se despide del país, pues está próximo a cumplir su misión de ocho años aquí.

No obstante, no puede irse sin presentar un balance general del ámbito que le compete.

El impulsor de la legalización de la marihuana ofreció una entrevista a El Universal y en ella virtió sus opiniones al respecto.

Asegura que lo tiene impactado la forma en que, en menos de una década, se desarrollaron cárteles como el del Golfo y Los Zetas.

Critica la falta de continuidad de las autoridades federales así como la poca inversión en las acciones para combatir la inseguridad y al crimen organizado, aunque descarta que la estrategia anticrimen implementada en los últimos cinco años haya sido fallida.

“Lo que faltó”, dice, “fue memoria institucional”.

Recordó que una de sus primeras misiones en México fue en Ciudad Juárez, donde los ciudadanos le pedían que apoyara en la intervención de los famosos cascos azules, como si el País estuviera en guerra.

Sin embargo, su respuesta, particularmente a los empresarios que lo abordaron sobre el tema, fue:

“Esto no es un problema que tiene que ser solucionado por alguien que viene de afuera, son problemas que vienen de ustedes y ustedes los tienen que solucionar fortaleciendo las instituciones, la participación ciudadana y la democracia participativa”.

Considera que en los últimos años, en México se ha manifestado una violencia descarada, aterradora y que quiere marcar de manera pública el territorio, desafiando a las instituciones.

Sin embargo, no descalifica la estrategia que las autoridades han implementado para paliar la problemática.

“Se ha ajustado y debo decir que cuando llegué al país, uno de los primeros análisis, desde la perspectiva de alguien que viene de afuera, era la imposibilidad de las instituciones de tener una estrategia proactiva y que la enfermedad era tan desarrollada que no había otra manera de operar que a través de una estrategia reactiva, una reacción a lo que ya pasaba y a las dinámicas que ya existían, no se podía prevenir”.

Asegura que lo que más bien ha faltado, es la constancia en la estrategia implementada y, quizá, inversión en una política de prevención del crimen y el delito.

Cree que la respuesta está en capacitar a las autoridades civiles, pero no descalifica la presencia de los militares en las calles que tienen que hacer frente al problema ante la incapacidad de las policías locales.

Advierte que el crecimiento de la violencia puede ser un reflejo de una enfermedad que podría llevar a decisiones apresuradas hacia políticas o decisiones populistas que en vez de fortalecer la democracia participativa, la protección y promoción de los derechos humanos, reduzca este desarrollo y esta consolidación.

“Los riesgos siempre existen y no nada más en México, el populismo hoy en día, desafortunadamente, es una parte importante de la política en muchos escenarios. En Europa, América y Asía, debido a que refleja una manera diferente de comunicarse con el ciudadano. Es algo que dentro de los sistemas democráticos puede encontrar muchos espacios si hay problemas y falta de cultura democrática”.

(Con información de El Universal)

Comentarios