Acusan a subsecretaría de Cancillería de vacunación clandestina

La funcionaria pide que se esclarezcan los hechos

Martha Delgado, subsecretaria de la Secretaría de Relaciones Exteriores. (Imagen de archivo)
- Publicidad -

La Secretaría de la Función Pública (SFP) pidió al Órgano Interno de Control de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) investigar una presunta vacunación clandestina” denunciada ante la dependencia federal a principios de diciembre.

Una publicación del portal LatinUs refiere que la denuncia fue recibida el 05 de diciembre pasado en contra de la subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la SRE, Martha Delgado, y de Javier Jileta, ex director general de Vinculación con Organizaciones de la Sociedad Civil, quien renunció a su cargo días después. 

Se presume que se privilegió a funcionarios de la dependencia dándoles acceso a la vacuna china de CanSino sin tener que inscribirse a la fase experimental del fármaco que se está desarrollando actualmente en el país. 

Además, señalan que Martha Delgado, subsecretaria en la Secretaría de Relaciones Exteriores, y Javier Jileta han incurrido en cohecho, utilización indebida de información, abuso de funciones, etc. Al dar acceso a vacunas (no placebo) no autorizadas por Cofepris a diversos funcionarios dentro de la administración pública y convertir ese predio (oficina de la empresa que trajo CanSino) en centro de vacunación no autorizado”, refiere la instrucción de la SFP al Órgano Interno de Control de la Cancillería.

En respuesta, Martha Delgado, rechazó las acusaciones en su contra y urgió hoy a que se realicen las investigaciones necesarias para esclarecer los hechos. 

En un breve comunicado sin sello de la SRE y difundido sólo por la propia funcionaria en su cuenta de Twitter, pidió que se le dé seguimiento en total apego a la transparencia y para la tranquilidad de la ciudadanía”. 

La funcionaria aseguró que el trabajo de la SRE se ha limitado a realizar las negociaciones multilaterales y bilaterales con organismos internacionales, gobiernos nacionales y farmacéuticas para la adquisición de una vacuna contra el COVID-19 y el aterrizaje de algunas fases 3 de estudios clínicos en México.

Una vez que las vacunas tocan suelo mexicano, la Cancillería no tiene injerencia alguna en el manejo de las mismas”, expuso.

(Con información de LatinUs) 

Comentarios