Acumula Gutsa señalamientos en contra… ¡Y demandas!

La empresa propiedad de Juan Diego Gutiérrez Cortina fue inhabilitada por el Gobierno federal tras la construcción de la Estela de Luz, está vinculada a una de las constructoras del Paso Exprés... ¡Y ya la embargaron!

- Publicidad -

Este jueves, autoridades judiciales embargaron el edificio que alberga las oficinas de Gutsa, propiedad de Juan Diego Gutiérrez Cortina, quien es padre de los propietarios de Epccor, una de las empresas que construyeron el Paso Exprés, donde el pasado 12 de julio un socavón ocasionó la muerte a dos personas que circulaban por la vía.

Imágenes difundidas en redes sociales, dan cuenta de que, al edificio de Gutsa, ubicado en Avenida Revolución 1387, en la Delegación Álvaro Obregón, arribaron policías y un cerrajero, amparados por una orden judicial, para abrir las oficinas de la empresa que, al parecer, estaban vacías.

De acuerdo a la agencia Reuters, la empresa Gutsa Infraestructura figura entre las compañías que han ganado contratos con Petróleos Mexicanos, incluso después de haber sido inhabilitadas por la Secretaría de la Función Pública.

En el caso de Gutsa, su inhabilitación radica en la detección de anomalías en la construcción de la Estela de Luz, que estuvo a su cargo, cuyo costo se disparó 400 millones de pesos; pero también, por incumplir obras en la Autopista del Sol.

Dicen que hijo de tigre, pintito y, aunque Epccor se ha empeñado en deslindarse de Gutsa, todo parece indicar que en algún momento compartieron no solo oficina, sino también representante legal.

Si es verdad que los padres predican con el ejemplo, valdría la pena unos minutos, si no de reflexión, sí de preocupación, pues Epccor, a pesar de las fallas (mortales) en el Paso Exprés, ganó en consorcio con Sacyr Construcciones, la licitación para construir la losa de cimentación del centro de transporte terrestre del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), cuyo monto asciende a más de mil 399 millones de pesos.

No hay que esperar a las turbinas de los aviones para temblar, podemos empezar desde ahora… ¡Pero de miedo!

Comentarios