Actos de Poder

Este viernes, el ex Presidente Vicente Fox ya anunció que hará todo para impedir que López Obrador sea Presidente. No dudo que a partir de ya el priista empanizado comience una campaña para denostar al dirigente morenista.

- Publicidad -

¡Cállate, chachalaca!

Después de lo sucedido el 4 de junio en los procesos electorales de Coahuila y el Estado de México, tenemos una certeza: la elección presidencial del 2018 será la más sucia, violenta e ilegal en la historia de México.

Pero no sólo eso, también se puede prever que la suciedad del proceso estará dirigido al mismo personaje que en el 2006, Andrés Manuel López Obrador.

Este viernes, el ex Presidente Vicente Fox ya anunció que hará todo para impedir que López Obrador sea Presidente. No dudo que a partir de ya el priista empanizado comience una campaña para denostar al dirigente morenista.

El ambiente político está tan enrarecido que una chispa prenderá las hogueras de la batalla política.

A Fox se le recordará no sólo por haber sido el primer miembro de un partido diferente al PRI en ganar la Presidencia de la República, sino también por haber provocado la “derrota” de un candidato que tenía todo para ser el primer político de un partido de izquierda en convertirse en Presidente de México.

Basta recordar el pronunciamiento del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación al calificar la controvertida elección del 2006. El Presidente de la República, dijeron los magistrados, puso en riesgo el proceso. La ley impide la acción de los funcionarios públicos para actuar a favor o en contra de candidatos en un proceso, y lo que hizo Fox fue maniobrar desde lo más alto del poder para evitar la llegada de AMLO a la Presidencia, a costa de la legalidad, la certeza y la paz de este país.

2006 marcó la división entre los mexicanos, cuestión que aún hoy vivimos.

Que Vicente Fox haga proselitismo en favor del candidato que le convenza es simplemente el ejercicio de sus derechos políticos, pero si ello implica llevar a México a una reedición de la guerra sucia en contra de un candidato, el que sea, podría derivar en violencia.

Vicente Fox debería mejor explicar cómo fue que se esfumaron los cientos de miles de millones de dólares que obtuvo México por el excedente petrolero.

Fox aún tiene que aclarar por qué México no resolvió la situación de los pueblos indígenas en 15 minutos.

Fox, el populista de la derecha, aún nos debe una explicación del por qué se alió con las víboras y las tepocatas que echaría a patadas de Los Pinos.

Vicente Fox tiene derecho a hacer política, a lo que no tiene ningún derecho es a reeditar su discurso de odio. A México se lo lleva entre las patas. Por eso, es tiempo aún de decirle ¡Cállate, chachalaca!

La Letrina:

No acaban de hacer perder a Delfina en el Edomex y ya Higinio Martínez prepara los nombramientos de Defensores de la Soberanía en cada uno de los municipios mexiquenses.

¿Permitirá AMLO que el grupo de Higinio le haga perder la elección del 18? Se avecina un rompimiento en Morena Edomex.

Comentarios