Actos de poder

03 de diciembre de 2017.-Carlos Romero Deschamps, y Joel Ayala Almeida, durante el registro de la precandidatura a la Presidencia de la República de José Antonio Meade
- Publicidad -

Compañero de sector y de partido.

Carlos Romero Deschamps y Joel Ayala dejaron de ser dirigentes de organizaciones priistas. El primero abandonó la secretaría general de los trabajadores de PEMEX , al tiempo que salía del país. Ayala, dirigente de los burócratas del Gobierno federal, se va del PRI para formar otra central sindical lejos del que fue su partido por décadas.

Esta es una nueva crisis dentro del tricolor. Dichos personajes fueron caciques que provocaron durante los últimos 30 años una degradación en los ingresos de la clase trabajadora, de sus derechos sociales y de la democracia en México.

Los sindicatos que surgieron bajo el mando del PRI, fueron los más conspicuos defensores del sistema político, el que hizo de la corrupción una religión y de la transa el motor de movilidad social de este país.

Las renuncias de estos personajes de la política mexicana llegan muy tarde. La llegada de Vicente Fox a la Presidencia de Mexico implicaba el desmantelamiento del charrismo sindical pero lo que sucedió fue la alianza entre Fox y las “tepocatas” que sacaría de Los Pinos. Era lo único que debía hacer y falló, traicionó al pueblo de Mexico.

Los compañeros Romero Deschamps y Ayala ya no lo son ni de sector ni de partido. Son compañeros de una desgracia que le ha llegado al corporativismo: ya no le es necesario a quien ocupa la Presidencia de México, quien los  desprecia.

El PRI no solo pierde dos dirigentes, pierde maniobreros que siempre actuaron para engrandecer sus cuentas bancarias, hicieron todo para prevaricar la vida de sus representados y promovieron la corrupción como forma de vida. Que jamás regresen, ni ellos, ni nadie que se les parezca.

La Letrina. Hoy, en el Estado de México, desde las 7 de la mañana iniciará la asamblea electiva en MORENA. Contrario a lo pedido por el presidente Andrés Manuel López Obrador, los Siervos de la Nación hacen campaña para que los caciques mexiquenses se queden con los consejos municipales y estatal y, desde ahí, con la dirigencia estatal. Personajes oscuros como Higinio Martínez, Daniel Serrano y Rogelio Valdespino se disputan la dirigencia estatal. Los tres, con sus tribus, socavan los principios de MORENA: No mentir, No robar, No traicionar.

Ellos, con sus acuerdos políticos, hacen pelear a las bases cuando ya tienen todo pactado. Ojalá no haya ni violencia ni sangre en esta jornada.

Comentarios