Actos de Poder

Foto: ALFREDO ESTRELLA / AFP
- Publicidad -

El huachicol político

La tragedia de Tlahuelilpan, Hidalgo, puso en evidencia a la miseria de los políticos opositores a la Presidencia de López Obrador.

Como buitres y ratas, fauna nociva que vive de los desechos, se lanzaron en contra del Gobierno como si fuera su última oportunidad de “demostrar” que la Administración que tiene apenas 50 días en el poder no sabe qué hacer.

A ellos, encabezados por Vicente Fox, el panista que “gobernó” México del 2000 al 2006, no les importa revictimizar a quienes perdieron la vida o están heridos de gravedad por la explosión del ducto. Usan la tragedia para hacer la más asquerosa y burda grilla, buscando conseguir adeptos para su encarnizada batalla en contra de quien los venció en las urnas.

El robo de combustibles tuvo su génesis en el sexenio de Fox. No hizo nada para acabar con ese delito. Estaba más ocupado en conseguirle contratos en PEMEX a los hijos de su esposa que en combatir un delito que incidió en las finanzas de la paraestatal y, al final, en la economía del país.

En el periodo en el que Calderón se mantuvo en la Presidencia, el delito se duplicó. Los últimos seis años, en el mandato de Enrique Peña Nieto, el huachicoleo se procreó de manera exponencial. La corrupción que comenzó en los tiempos de Fox tuvo en Tlahuelilpan su máxima expresión: más de 60 muertos (cifra conocida al momento de escribir estas líneas) y siete decenas de heridos.

Los expresidentes panistas son los que más sufren por el golpe que les dieron en las urnas el primero de julio. Fox fue quien comenzó con la guerra sucia en contra de López Obrador desde la Presidencia y su estrategia de odio la vivimos hasta hoy.

Calderón tiene, además, una motivación extra para lanzarse en contra del presidente: está en camino de construir un partido para que su esposa, Margarita Zavala, sea candidata presidencial en 2024. Él, Calderón, quien perfeccionó la guerra de odio en contra de López Obrador y sus seguidores, es el responsable directo de la violencia que vive el país por la guerra en contra del crimen organizado y, aunque beneficiarios de su política de comunicación digan lo contrario, este país se inundó de sangre por los arrebatos de Felipe Calderón Hinojosa.

Los seguidores de los huachicoles políticos (son políticos adulterados) los siguen con la rabia que Fox y Calderón les enseñaron, están fuera de sí y victimizan a quienes murieron y están heridos por la explosión de un ducto de PEMEX que atraviesa el estado de Hidalgo.

El país que nos heredaron Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña está hechos jirones llenos de sangre. Ese es su legado, no bastan sus publicaciones en Twitter para cambiar su lugar en la historia de México.

La Letrina. Las Redes Sociales Progresistas, que dirige René Fujiwara, han decidido buscar registro como partido político. El nieto de Elba Esther Gordillo contribuyó con esas redes a la victoria de Andrés Manuel López Obrador el primero de julio. Muchos de los maestros acudieron a las urnas en calidad de representantes de casilla para el candidato de MORENA, para cuidar los votos.

Comentarios