Actos de Poder

- Publicidad -

El partido de Calderón

Tal vez agobiados por la falta de espacios políticos, el matrimonio que forman Felipe Calderón y Margarita Zavala emprenderán la tarea de formar un partido en 2019.

Quien llegara a la Presidencia de México en el 2006 gracias a un fraude electoral avalado por el Tribunal Federal Electoral, la injerencia del primer mandatario en funciones, Vicente Fox, y la participación ilegal de miembros de la iniciativa privada, quiere ser la oposición política al gobierno que encabezará Andrés Manuel López Obrador.

Calderón le dijo a Ciro Gómez Leyva que, si no gana un señor de apellido Gómez Morín la elección de este domingo para cambiar a la dirigencia del PAN, él se empeñará en regresar a la política con su partido.

La falta de autocrítica, la desmemoria y el cinismo de Calderón son desproporcionados. Habla de un desvío de los ideales del PAN, de que está en manos de una camarilla cuando fue él, precisamente él, quien destrozó a Acción Nacional.

Él impuso a Germán Martínez y a César Nava como dirigentes del PAN. Los impuso a pesar y sobre la militancia.

Cuando su esposa tenía posibilidades de ser la presidenta del PAN, la bajó de la contienda.

No pudo llevar a Roberto Gil a la dirigencia panista, pues los ofendidos con él, por su comportamiento autoritario, le cerraron las puertas.

Felipe Calderón tiene una base política fiel, hay que decirlo. Es la base que desde 2004 se abalanzó en contra de los simpatizantes de AMLO y los catalogó como un peligro para México.

Él, y Fox, son los culpables de la división y la discordia entre los mexicanos. Ellos dos, principalmente Calderón, jugó al odio en contra de su adversario político engendrando el clima de confrontación entre “chairos” y “fifís”.

Quien ocupó la Presidencia de México no cejó en atacar a quienes consideró “simpatizantes” de López Obrador en los medios. ¿Ya no se acuerdan que a Monitor de Gutiérrez Vivo le dijo, mediante recadero, que “cuando se porten bien tendrán apoyo del Gobierno”? Quizá no haya memoria del acoso en contra de Carmen Aristegui después de que la periodista solicitó conocer la salud del jefe del Ejecutivo federal ante las afirmaciones de que tenía problemas de alcoholismo.

Felipe Calderón quiere, necesita un partido político para defender lo que considera su legado: la guerra contra el narcotráfico.

Al michoacano lo mueve la nostalgia por el poder. La aventura de Margarita Zavala para proponerse como candidata de Acción Nacional a la Presidencia falló y tuvieron que recurrir a las trampas para que la señora Zavala fuera candidata independiente. Al final, ella dejó la contienda y botó a quienes confiaban en ella.

Felipe Calderón quiere un partido. Necesita un espacio para volver a la arena política para tratar de ser un opositor al nuevo régimen. Para crear su espacio político, el exmandatario tendrá que escuchar las voces que le reclamen la falta de un ser querido. Él, y solo él, es responsable de miles de muertes por su guerra; es corresponsable de miles de desaparecidos acumulados en su agenda bélica; es, al final, el responsable de la división, del odio y el rencor entre los mexicanos. Ese es Felipe Calderón Hinojosa.

La Letrina. Escandaliza la forma en la que Donald Trump trata a la prensa en su país. Pero en México, los últimos tres presidentes han incurrido en la censura, el ataque y el acoso a la prensa, a los periodistas, comentaristas y reporteros que no les fueron afines. En los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto se registraron las muertes de 120 periodistas.

Comentarios