Actos de Poder

- Publicidad -

La consulta, nueva crispación

La noche de este domingo sabremos cuál fue la opción que ganó en la consulta sobre el futuro del Nuevo Aeropuerto Internacional de México a la que convocó el presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

Sea en Santa Lucía o Texcoco, lo que resurgió con la consulta fue el encono entre los partidarios de López Obrador y sus detractores.

La consulta, de entrada, careció de muchas de las características que habríamos deseado algunos: certeza y transparencia, entre otras cosas.

Por ello las críticas a su organización no solo son válidas, sino que tienen razón de ser cuando, al menos en los últimos 12 años, este país se debatió entre las trampas electorales y la legitimidad de las autoridades.

Pero también los que apoyaron la realización de la consulta tienen la razón, al menos eso creo, en que el ejercicio podría ser el inicio de una etapa en la que los ciudadanos sean convocados a señalar el rumbo de las políticas públicas.

Soy partidario de que los electores sean parte de las grandes decisiones. Creo que así, los gobernantes tendrán menos espacio para ejercer “el poder” a capricho. Si bien hay leyes que determinan el marco en el que las autoridades pueden operar, también es cierto que la participación ciudadana contribuiría a acotar, así sea políticamente, a quienes detentan el poder.

El resultado de la consulta por el Nuevo Aeropuerto Internacional de México pondrá a la vista de todos cómo se gobernará los próximos seis años.

Si la opción es Texcoco, el paso siguiente del presidente electo deberá encaminarse a limpiar la corrupción que se encuentre en el proceso de edificación de la obra. Ahí, también tendrá que explicarles, a cargo de su bono democrático, a quienes lo siguen, que las reglas de juego cambiaron y que las mayorías deciden.

En caso de que ganara Santa Lucía, lo primero que deberá hacer López Obrador es explicar cómo, con cuánto y en qué tiempo estará lista esa terminal aérea. Además, tendrá la tarea de convencer a los capitales y a los poderes fácticos que las cosas cambiaron y que él, con su mayoría, son quienes determinan el rumbo del país.

La tarea que sigue, y quizá la más importante de este proceso, será la de avanzar en la reconciliación. La consulta llevó a encender nuevamente la disputa entre contrarios, lo que hará que, según el resultado unos tratarán de aplastar a los otros.

Yo sigo creyendo, pensando y hasta deseando, que las consultas públicas sean pan de cada día en este país. Así podremos parar los actos de poder a capricho de nuestros gobernantes desde los municipios hasta la Presidencia de la República.

Habrá quienes, en su profundo análisis de las cosas, sigan pensando que quien obtiene los votos mayoritariamente, tiene en las manos un cheque en blanco para “decidir” lo que más le conviene al país.

Mientras más opinión ciudadana en los actos de gobierno haya, mejor futuro tendremos.

La Letrina. Un hecho y dos puntos de vista: un joven acude a varias mesas de votación y, en cada una puede votar. Los que apoyan Santa Lucía lo tachan de inmoral, lo acusan de deshonesto. Los que quieren Texcoco, le admiran y le reconocen su valor cívico para “desnudar” las debilidades de la consulta.

P.D. Regresará Víctor Trujillo a la radio. Aire Libre 105.3 se llama la estación por la cual se le escuchará. Desconozco los detalles, pero sé, por algunas fuentes que aún tengo en el Brocisen, que Trujillo seguirá padroteando a Brozo y que lo va a poner a trabajar en horario campesino. ¡Óraaale!

Comentarios