Actos de Poder

- Publicidad -

Contra la corrupción

El Poder Judicial de la Federación tiene cosas que explicar. Uno de sus hombres, Marco Antonio Fuerte, les ha otorgado la libertad a dos personajes acusados de la más escandalosa corrupción: Javier Duarte y Alejandro Gutiérrez.

Además de los jueces, quien debe explicar su actuación es la Procuraduría General de la República. Aparte de Duarte y Gutiérrez, los nombres de Elba Esther Gordillo, Emilio Lozoya, César Duarte, Guillermo Padrés, Rodrigo Medina y un sinnúmero de políticos han librado la acción de la justicia por malas actuaciones de la PGR y de los titulares de los juzgados mexicanos.

El sistema de justicia está reventado, por lo que delinquir, en cualquiera de sus modalidades, tiene una alta probabilidad de quedar impune.

El Gobierno que iniciará funciones el próximo primero de diciembre tiene ante sí la oportunidad histórica de cambiar esta situación. Uno de los motivos por los que 30 millones de electores determinaron llevar a Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República fue, precisamente, abatir la corrupción.

La oposición a AMLO ha usado el tema de la amnistía propuesta por el presidente electo para hacer creer que todos los corruptos del sistema quedarán impunes. Y aunque la declaración de que Rosario Robles es “chivo expiatorio” parecía una licencia para que las cosas no tuvieran consecuencias jurídicas, lo cierto es que las denuncias que estén en proceso continuarán investigándose para castigar a los corruptos.

La tarea histórica de López Obrador es precisamente esa: abatir la corrupción.

Para ello, creo que es necesario una profunda reforma al sistema judicial del país que le dé independencia plena a los jueces del poder político y que estos, los jueces, se asuman como impartidores de justicia y no, como sucede hoy, de aplicadores de la ley según la conveniencia de los que tienen el poder.

México es uno de los países en los que la democracia no es bien calificada por los ciudadanos. Su sistema de justicia no cuenta, tampoco, con la confianza de la gente. Queda en manos del próximo mandatario federal que el sistema mexicano de justicia cuente con absoluta independencia para ejercer la acción de la ley en contra de quienes violenten las reglas de convivencia.

Combatir la corrupción, como lo ha prometido López Obrador, debe ser la primer tarea de su Gobierno, no hablando de chivos expiatorios ni de que no habrá cacería de brujas pues esos chivos se brincan las trancas como les place y las brujas pueden estar preparando sus pócimas para seguir gozando de cabal impunidad aun cuando envenenen la vida pública.

Si López Obrador hace eso, pasará a la historia junto con los próceres que admira.

La Letrina. Regresará Carmen Aristegui a la radio luego de varios años de que fuera censurada por el Gobierno de Enrique Peña Nieto. Junto a esta noticia, nos enteramos que la Auditoría Superior de la Federación está revisando muchos de los contratos de publicidad que otorgó el Gobierno y esa investigación tiene que ver con una subsecretaría de Gobernación desde donde se operaron no solo la salida de Aristegui de MVS sino de otros comunicadores que tenían programas en la radio. Además, dicen cercanos a la investigación que el tema central de las pesquisas son los “moches” de hasta el 30 por ciento que solicitaban a quienes recibían los convenios de publicidad. Ya no 10, ni 15, ¡30 por ciento! Además de censores, corruptos.

Comentarios