Actos de Poder

- Publicidad -

Policía CDMX

Un video presentado por el programa En Punto de Televisa, muestra la forma en que elementos de la policía de la Ciudad de México “siembran” droga en un antro. El secretario de Seguridad Pública asegura que el video fue presentado de una forma que buscaba perjudicar a la autoridad.

Raymundo Collins es el funcionario que asumió el cargo luego de la salida intempestiva de Hiram Almeida que, en su renuncia, aseguró que dejaba a la Ciudad en buenos términos de seguridad pública.

La Ciudad de México es una de las entidades en las que la inseguridad ha crecido de manera exponencial. La Administración de Miguel Ángel Mancera sucumbió ante el crimen organizado y la presencia de estos no dejó delegación libre de delitos de alto impacto.

El video que muestra la forma en la que opera la policía (sea la de la SSP o de la Procuraduría) es la mejor muestra de cómo el Gobierno encabezado por el senador Mancera dejó en manos de los criminales, con y sin placa, a la capital del país.

Hace unas semanas, en un retén que la SSP ubicó por varios meses en Vértiz, entre el Viaducto y Obrero Mundial, pensé que revisarían mi vehículo, pero no, policías fuertemente armados me habían detenido porque “no circulaba”, cosa que era mentira. Solicité apoyo de asuntos internos, se levantó un informe, pero no supe qué más sucedió. Unos días después, el retén desapareció.

Los policías adscritos a la Procuraduría no actúan diferente a los de la SSP. La casa de un director de un periódico es robada. Se levanta el acta en el Ministerio Público pero las investigaciones no caminan. Argumentan que tienen que sacar copias y ellos no tienen dinero para hacerlo y en la oficina no hay ni hojas. Eso sucedió hace varios años, no hubo ningún detenido.

En la colonia Narvarte, como en la Roma y la Condesa, el crimen organizado comenzó a extorsionar a comerciantes, dueños de antros, restaurantes, cafeterías. Los asaltos a transeúnte son tan comunes como en Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Tlalpan o Venustiano Carranza.

Los robos a casa habitación crecieron en la Cuauhtémoc, en Miguel Hidalgo y también en Magdalena Contreras. No hubo calle, colonia o barrio de la Ciudad que no tuviera registro de un delito en los últimos cinco años y ocho meses.

La dupla Mancera–Héctor Serrano (quien fue secretario de Gobierno y también de Movilidad, pero principalmente ejecutor de todas las “políticas” del jefe de Gobierno) dejaron a la Ciudad de México en estado de indefensión.

Ellos dos, con sus jefes de la policía y sus procuradores, provocaron que la inseguridad se adueñara de la vida cotidiana de los capitalinos.

Estaban convencidos de que el senador Mancera sería presidente de México. Tenían la certeza que una vez que habían pactado con Enrique Peña Nieto, tenían en sus manos seis años de poder absoluto. Fallaron en su meta y provocaron la más sangrienta etapa en la vida de la Ciudad de México. Sí hay cárteles de la droga en la capital, como también hay extorsionadores, asesinos y violadores.

El senador Mancera y el diputado Serrano gozan de fuero.

Mancera no es más que el coordinador de un grupo parlamentario ínfimo y Serrano no pudo siquiera ser coordinador de la minibancada perredista. Ellos no rendirán cuentas por lo que dejaron de hacer para que el crimen organizado creciera. ¿Fue por estrategia, complicidad u omisión? Cualquiera que haya sido su motivación, quedarán impunes.

La Letrina. Muchos periodistas y políticos opositores a Andrés Manuel López Obrador se han sumado a la “ocurrencia” de equiparar a los legisladores de Morena con los miembros del Reichstag de Adolfo Hitler. ¿En verdad creen eso? Y todo porque los morenistas corearon el “es un honor, estar con Obrador” en la toma de protesta como diputados. Lo mismo hicieron los panistas con Fox y Calderón y los priistas con Peña Nieto. Seguir promoviendo el odio no es redituable para México, aunque tal vez para su causa opositora sí lo sea. Lástima.

Comentarios