Actos de Poder

Fotos: cuartoscuro.com
- Publicidad -

Honestos

En Tercer Grado le preguntan a José Antonio Meade que si considera a Enrique Peña honesto. Contundente, responde que sí.

Ahí también le preguntan a Ricardo Anaya si aceptaría una investigación por actos de corrupción y asegura tajante que sí y que lo declararían inocente.

Los candidatos presidenciales presumen su honestidad, pero uno está acusado de haberse beneficiado de la triangulación de dinero, lavado le dicen, para obtener grandes dividendos.

A Anaya le beneficia la torpe actuación de la PGR que lo acusa tomando declaraciones de dos lavadores de dinero que inculpan al panista. Aventar lodo provoca que quien lo recibe quede manchado. Anaya está así, pues no ha podido probar fehacientemente su inocencia, pero el Gobierno le ayuda con su actuación poco pulcra.

Meade se lanza como el defensor de la honestidad de su jefe, sobre quien pesan sospechas fundadas de, cuando menos, haber permitido actos de corrupción. La PGR, otra vez, mantiene en resguardo los archivos del caso Odebrecht, el que ya estaba cerrado y listo para ver la luz pública.

El Gobierno de Peña exoneró al presidente Peña del asunto de la Casa Blanca. Y las muertes provocadas en el Paso Exprés de Cuernavaca no tuvieron ninguna consecuencia. Ni las que se originaron por los dobles remolques ni las de los socavones.

Pero Meade y Anaya izan la bandera de la honestidad cuando sus partidos y los Gobiernos en los que colaboraron son señalados de tener todo, menos honestidad.

Anaya y Meade compiten por el segundo lugar en la contienda electoral a la que le restan menos de dos meses. Su fuerte no es la honestidad. Los “moches”, los contratos a modo para los amigos, las estafas maestras y más, mucho más los señalan.

Meade y Anaya tienen unas semanas para convencer que son capaces de evitar la corrupción en los Gobiernos que encabezarían. Para eso, los involucrados en los “moches”, en las estafas maestras, el caso Odebrecht y los socavones, deben ir a la cárcel.

¿Tendrán la honestidad política e intelectual pera ser promotores de la limpieza en lo que dejaron pasar?

No lo creo.

La Letrina. El Gobierno federal gastó 2 mil 700 por ciento más de lo que autorizó el Congreso en materia de comunicación social para la Secretaría de Educación Pública. Ese dinero se destinó a promover, dicen las autoridades, la Reforma Educativa. Pero de lo único que nos acordamos es que la imagen de Aurelio Nuño era lo único que promovía la SEP. Dinero que no sirvió para los fines de Nuño pues #YoMero logró la candidatura presidencial del PRI.

Comentarios