Actos de Poder

Fotos: cuartoscuro.com
- Publicidad -

Cuatro candidatos cuatro

Son cuatro, pero solo dos proyectos de nación.

Los candidatos que representan la continuidad del modelo neoliberal y del pacto de los últimos presidentes para permanecer en el poder, son tres: José Antonio Meade, Ricardo Anaya y Margarita Zavala.

De los tres, dos de ellos tienen una liga pactada desde que Felipe Calderón era presidente y Enrique Peña Nieto, gobernador del Estado de México.

El otro miembro de la tercia neoliberal es Ricardo Anaya, que surgió del PAN de Calderón, se alió con Peña Nieto en los tiempos de las reformas, y que se desligó de ellos para ser el candidato de un Frente que desechó a sus primeros impulsores y se alió con lo que queda del PRD.

Para darle viabilidad al proyecto de Calderón y Peña Nieto, tendrán que seguir bombardeando a Anaya, para que Meade o Zavala, se posicionen en el segundo lugar de las encuestas a 12 días de que empiecen las campañas.

El otro proyecto es el de Andrés Manuel López Obrador. Es el que no quieren que llegue para cambiar el modelo económico y la forma de hacer política de los últimos tres presidentes de México.

Reiniciarán las críticas a lo que ellos llaman la vuelta al pasado, que es lo que para este grupo representa López Obrador.

Pero si analizamos un poco de dónde viene el pensamiento político del candidato Meade, nos llevaremos una sorpresa.

Entre los asesores políticos del candidato del PRI, encontramos a Augusto Gómez Villanueva, uno de los pilares del Gobierno de Luis Echeverría Álvarez.

Más importante aún, Dionisio Meade, él sí priista militante, fue alto directivo del Banco Obrero y, como diputado, Meade padre fue uno de los cerebros para rescatar al sector bancario intervenido y hacer público un desfalco privado. Meade hijo fue uno de los primeros funcionarios del IPAB.

El caso de Margarita Zavala Gómez del Campo, que militó en el PAN 33 años, tiene un conflicto con una parte de la opinión pública: las irregularidades detectadas por el INE para conseguir las firmas que la avalaran como candidata independiente.

Y aunque aún falta la aduana del Tribunal Electoral, ahí avalarán la candidatura de Zavala. Le conviene al sistema que protege y del que la mayoría de los consejeros y los magistrados electorales son piezas claves.

Son cuatro candidatos, uno confrontado con tres que representan la misma ruta de los últimos 36 años de Gobierno en México.

La primera tarea será desaparecer de la boleta a Anaya, y esta semana podría ser la definitiva para el candidato frentista.

Después, Calderón y Peña Nieto resolverán quién es más útil para darle continuidad a su pacto, Margarita o Meade.

La Letrina. Eugenio Javier Hernández Flores será extraditado a los Estados Unidos para responder por las acusaciones de asociación delictuosa para lavar dinero en el sistema financiero de la Unión Americana.

El priista gobernó Tamaulipas de 2005 a 2010. Fue sucesor de Tomás Yarrington, quien también está detenido, pero en Italia, y Estados Unidos también ya ganó en los tribunales de aquella nación la extradición.

A Eugenio Hernández quieren incautarle 30 millones de dólares y varias propiedades en los Estados Unidos, y de comprobarse el delito de lavado, purgaría una condena de hasta 20 años de cárcel.

Eugenio Hernández fue detenido por el Gobierno del panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca, cuya fiscalía denunció y detuvo al exmandatario priista por haberse apropiado de un terreno de mil 600 hectáreas propiedad del estado, destinado al desarrollo del puerto de Altamira.

Ese terreno está valuado en mil 584 millones de dólares.

Hace algunas semanas, el Gobierno mexicano no tenía la intención de extraditar a Hernández Flores. La representación diplomática de Estados Unidos había manifestado su extrañamiento ante autoridades federales por no entregar al priista. Pero hoy, que la PGR busca cómo detener al candidato opositor Ricardo Anaya, se dieron cuenta que el sistema financiero de Estado Unidos pudo haber sido usado para lavar dinero en el presunto negocio en el que se implica al panista.

Y si la Embajada americana ya había hecho manifiesta su inconformidad por no acceder a la extradición de Eugenio Hernández, en caso de solicitar la ayuda del Gobierno norteamericano para seguir inculpando a Anaya, se vería obstruida por la negativa de extraditar al tamaulipeco.

Eugenio Hernández podrá irse a pagar sus culpas en materia financiera a Estados Unidos, pero el daño que le causó a Tamaulipas, jamás quedará resarcido. La impunidad, la inseguridad, la violencia y la corrupción que se generó en el sexenio de Hernández Flores afectó al estado y al país, de tal forma que no se puede calcular.

Comentarios