Actos de Poder

Fotos: cuartoscuro.com
- Publicidad -

Hambre y sed de justicia

Hoy, los priistas celebran un año más de la fundación de su partido.

Será esta mañana cuando el candidato no priista –eso dicen- José Antonio Meade dará un discurso ante la militancia que todavía no lo hace suyo.

Meade tiene enfrente el reto más extraordinario ante los tricolores: arrancar aplausos del respetable como lo hiciera el 06 de marzo de 1994 el último priista que emocionó con un discurso a los militantes.

Luis Donaldo Colosio dijo en la conmemoración del PRI que “solo los partidos autoritarios pretenden fundar su legitimidad en su herencia. Los partidos democráticos la ganamos diariamente”.

¿Cómo se llama el político que aseguró que México le debía mucho al PRI?

Colosio fue contundente: “Cuando el Gobierno ha pretendido concentrar la iniciativa política ha debilitado al PRI. Por eso hoy, ante la contienda política, ante la contienda electoral, el PRI, del Gobierno, solo demanda imparcialidad y firmeza en la aplicación de la ley. ¡No queremos ni concesiones al margen de los votos ni al margen de la ley!”.

Pero el Gobierno transmite un video en el que el candidato Ricardo Anaya presenta un alegato ante el MP y la PGR lo difunde para golpear políticamente al adversario.

Y a pesar de que este Gobierno se lamenta de que no le aplauden, de que la sociedad está enojada, cabría recordar lo que era la realidad del país en 1994, en voz de Colosio: “Yo veo un México de comunidades indígenas, que no pueden esperar más a las exigencias de justicia, dignidad y de progreso… he visto el campo empobrecido, endeudado… veo un México de trabajadores que no encuentran los empleos ni los salarios que demandan”.

Además, Colosio vio a México así tres semanas antes de que lo asesinaran: “Yo veo un México de jóvenes que enfrentan todos los días la difícil realidad de la falta de empleo, que no siempre tiene a su alcance las oportunidades de educación… que muchas veces se ven orillados a la delincuencia, a la drogadicción… veo un México de mujeres que aún no cuentan con las oportunidades que les pertenecen.

“Yo veo un México con hambre y sed de justicia. Un México de gente agraviada, de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deben servirla. De mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales”.

¿Algo ha cambiado?

Algo que desde ese discurso se pronunció, sigue siendo un anhelo de todos los mexicanos, “es la hora de la confianza para todos, la de traducir las buenas finanzas nacionales en buena finanzas familiares”.

El México de Colosio vivía algo que hoy podemos decir que se personifica en entes como OHL, las casas blancas, las estafas maestras, los fraudes a las finanzas de los estados como Veracruz, Coahuila, Chihuahua, México y muchos más: “¡Es la hora de cerrarle el paso al influyentismo, a la corrupción, a la impunidad!”.

¿Y dónde está la Dama del “Merezco Abundancia”; y los socios acusados en España de sobornos con dinero generado en México; y los amigos constructores de socavones y obras a sobreprecio?

Hoy, a diferencia del abanderado del PRI, Colosio se enorgullecía de su origen cuando decía “provengo de una cultura del esfuerzo y no del privilegio”.

El PRI de hoy, el de José Antonio Meade, ¿dirá algo que no haya dicho en 1994 Colosio?

La Letrina. Surge una duda. ¿A dónde llevarán a José Antonio Meade el 23 de marzo? ¿A Lomas Taurinas, donde asesinaron al candidato? ¿A Magdalena de Kino, donde nació? Tienen un problema, Luis Donaldo Colosio Riojas es candidato a diputado, pero no por el partido de su padre. Ya lo dijo él, si Colosio viera hoy a su partido, volvería a morir.

Comentarios