Actos de Poder

- Publicidad -

¡No, no, no y no!

No entiendo la alianza del Movimiento de Regeneración Nacional con el PES —el partido de Osorio Chong—, pues no veo qué pueda aportar al Proyecto Alternativo de Nación.

¿Acaso unos puntos porcentuales de votos para que no suceda lo que en la elección del Estado de México, que la chiquillada (y los traidores dentro de Morena) fueron los que hicieron la diferencia para que Delfina Gómez no se convirtiera en la primera gobernadora de los mexiquenses? ¿Cómo explicarle a la militancia y a los simpatizantes que habrá que votar por un partido que formó hace un año una coalición con el PRI, con el Verde y con Nueva Alianza para llevar a Alfredo del Mazo a la gubernatura?

¿No es acaso el PES un partido que dirige Hugo Eric Flores, aquel que apoyó en 2006 a Felipe Calderón? ¿No es el PES un partido que está en contra de las libertades plenas de los mexicanos?

¿Cómo se le puede explicar a una persona que Morena lleva como compañero electoral a un partido que tiene un pensamiento retrógrado, ultraderechista, excluyente e intolerante?

No me conforma el argumento de la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, cuando dice que Morena es un partido tolerante e incluyente.

¿Por qué la alianza con los que hace unos meses eran los “maiceados” y “paleros”?

No creo en la “unanimidad” del Consejo Nacional de Morena que aprobó la coalición con este partido que más parece Caballo de Troya que aliado.

¿Qué provocó que Andrés Manuel López Obrador confiara en el PES?

No encuentro respuesta.

¿Valía la pena disgustar y distanciarse de personas como Elena Poniatowska por la coalición con el PES?

No entiendo cómo le van a hacer en Morena para allegarse a los librepensadores que aún no deciden por quién van a votar el primero de julio del 2018.

Y muchos de los que ya tenían su voto definido por la opción que representa Andrés Manuel, hoy dudan. Todo por el PES.

Ya no basta que la lucha contra la corrupción sea la bandera más alta que enarbole Morena. Y no es suficiente que se pretenda recuperar la riqueza de los recursos naturales para los mexicanos luego de la reforma energética.

Hoy deben ser más claros y precisos los pronunciamientos a favor de las libertades para las mujeres; acerca de su derecho a decidir sobre su cuerpo, su desarrollo y su vida.

Debe haber una definición, y apoyo para las familias no tradicionales.

Se debe hacer un pronunciamiento determinante sobre la muerte digna.

En fin, no, no entiendo la alianza con el PES.

Ese es un partido que ha servido para los que buscan el poder por el poder. ¿Cuándo fue el cambio? El Proyecto Alternativo de Nación está en riesgo.

La Letrina. Mientras en México se intentaba discutir una ley para eternizar la presencia de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública, el gobierno de Estados Unidos solicitaba que el exgobernador priista de Tamaulipas, Eugenio Hernández, fuera extraditado a ese país.

Cortes federales en Texas lo requieren por lavado de dinero, fraude bancario y otros delitos.

La forma en la que “gobernó” el priista llevó a Tamaulipas, y al país, a una situación de violencia e inseguridad que provocó que las Fuerzas Armadas salieran a las calles a realizar tareas para las que no están ni preparadas ni facultadas constitucionalmente.

Los legisladores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y sus aliados del Partido Verde, y los senadores del PAN identificados con Margarita Zavala y el expresidente Felipe Calderón pusieron al país en un virtual estado de excepción. Y fueron gobiernos como el de Hernández Flores los que provocaron que el crimen organizado infiltrara a las dependencias encargadas de la seguridad de los ciudadanos.

Esa complicidad y la omisión de los gobernantes tienen a México en una de las épocas más desgraciadas de su historia.

Los políticos que provocaron esto no quieren remediar la situación de inseguridad, sino tener instrumentos para que la ciudadanía no se exprese, sea espiada institucionalmente y reprimida cual si viviera en una dictadura.

¡Esa ley no la tiene ni Maduro!

Comentarios