Actos de Poder

La Ciudadanía, fuera de la vida pública

- Publicidad -

Dos hechos recientes han marcado la distancia que quieren los partidos políticos de la ciudadanía, de la sociedad civil que dicen representar.

Uno, el más grave de los dos, tiene que ver con la terna que los diputados votarán para definir al próximo Auditor Superior de la Federación.

Hay tres perfiles que, independientemente de su trayectoria y capacidad, no le garantizan a la sociedad su independencia de los partidos y los grupos de poder.

Los legisladores tienen en sus manos, y digo tienen porque pueden remediar la situación, un perfil que sí le garantiza a los mexicanos autonomía, independencia y objetividad para auditar los recursos de la federación: Mauricio Merino Huerta.

Sin menoscabo de los tres competidores en su perfil personalísimo, Merino ha demostrado que es un Ciudadano en toda la extensión de la palabra. No solo por su paso por el Consejo General del IFE, aquel que encabezó como presidente Woldenberg, sino porque es uno de los principales promotores de la transparencia y la rendición de cuentas en nuestro país.

La Auditoria Superior de la Federación es la piedra angular de los sistemas de fiscalización, anticorrupción y transparencia de nuestro país. Mauricio Merino nos garantizaba a los ciudadanos, no a los partidos, ciertamente, una actuación independiente de los entes del poder; autónoma de los partidos políticos y objetiva a la hora de analizar y fiscalizar el uso de los recursos públicos.

Los diputados tienen en sus manos el remedio para subsanar su despropósito: no darle a ninguno de los integrantes de la terna las dos terceras partes de los votos y promover una nueva tercia en la que esté incluido Merino.

El PRI y sus aliados no son susceptibles a la transparencia ni a la anticorrupción, pero hoy pueden dar un giro en su decisión y mandar una señal a la ciudadanía, a la sociedad civil de que, así como postularon a un “sin partido” como Meade, son capaces de darle a la sociedad un espacio en los contrapesos del poder.

Mauricio Merino es esa persona que sería, efectivamente, un contrapeso real desde la ASF. Obvio, por eso ni a la terna lo metieron.

El otro hecho que distancia a la sociedad de los intermediarios políticos del país es la coalición formada por Acción Nacional, el PRD y Movimiento Ciudadano.

Comenzaron llamando a esta unión partidista Frente Ciudadano por México. Cuando los ciudadanos comenzaron a exigir la ciudadanización de las candidaturas de estos partidos, mejor optaron por cambiar el membrete a Por México al Frente. De tajo se distanciaron de los ciudadanos.

Mala señal cuando se vendieron como la unión de tres partidos al servicio de las mayorías sin partido.

La Letrina. Mala recepción ha tenido la propuesta de Andrés Manuel López Obrador para conceder amnistía a los miembros del crimen organizado. Luego de la andanada de críticas dijo que sería posible consultar a la gente, y principalmente a las víctimas, la posibilidad de amnistiar para pacificar al país. Algo debe hacer López Obrador para comunicar mejor sus ideas.

El tema ya está en la mesa, pero sus malquerientes no quieren debatir, porque seguramente no tienen propuesta más que la de militarizar el país para intentar sofocar las protestas sociales y contener a la delincuencia hasta donde se pueda.

Comentarios