Actos de Poder

Nieto e hijo de Gobernador, Alfredo de Mazo Maza tiene muy poco que ofrecer.

- Publicidad -

Del Mazo, el Frente y Morena

Alfredo Del Mazo Maza asumió la gubernatura del Estado de México.

Todas las instancias electorales ante las que tímidamente recurrieron los partidos de oposición desecharon las quejas por considerarlas infundadas.

No podía ser de otra forma.

Los tres partidos “opositores” al PRI hicieron lo suyo para encumbrar a Del Mazo.

El viernes que rindió protesta ante el Congreso local, Del Mazo Maza delineó dos ejes de lo que será su Gobierno: combate a la corrupción y abatir la inseguridad. Dos tareas que se han disparado desde hace al menos 18 años en la entidad sin control de las autoridades.

El discurso del priista no es nuevo.

Ya desde que Emilio Chuayffet llegaba a la gubernatura, en 1993, la demanda ciudadana era por mejores niveles de seguridad, pero también se alzaba la voz por la corrupción gubernamental.

Pero con la llegada de Arturo Montiel, Peña Nieto y Eruviel Ávila, la situación del estado se descompuso al grado de la putrefacción.

Del Mazo es parte del problema.

Es miembro de la clase política que gobierna a los mexiquenses desde siempre.

Nieto e hijo de Gobernador, Alfredo de Mazo Maza tiene muy poco que ofrecer.

En campaña, uno de sus lemas fue el de “mano dura contra la delincuencia”, habrá que ver cuál, si la que opera bajo el mando de las autoridades o la que tiene en las autoridades a sus principales cómplices.

Este es el momento en que eso que se llama Frente Ciudadano por México haga ver al nuevo gobierno mexiquense que hay contrapesos.

Acción Nacional y el PRD son dos partidos que, al menos en el Estado de México, sirven a las órdenes del gobierno estatal.

PAN y PRD tuvieron condiciones de pactar una alianza como la que ahora proclaman para ir juntos al 18, pero los intereses de los “liderazgos” locales se impusieron y el PRD impulsó a Juan Zepeda, cercanísimo al gobierno de Ávila y el PAN impuso a Josefina Vázquez Mota, política sin arraigo.

Pero en el Congreso local el PAN tiene 12 diputados, el PRD también tiene 12 legisladores y Movimiento Ciudadano dos. Ellos son los 26 diputados del Frente, habrá que ver si responden a sus dirigencias nacionales o a los intereses de Héctor Bautista, dueño del PRD Edomex, y de Ulises Ramírez, dueño del PAN en la entidad.

Morena tuvo en Delfina Gómez la oportunidad de ganar la gubernatura, es más, de partido a partido, Morena derrotó al PRI, pero los Morena prefirieron provocar su derrota que obtener un triunfo contundente.

Morena tiene seis legisladores que junto a los del llamado Frente podrían acotar al nuevo Gobernador. Eso no va a suceder.

Ya veremos cómo votan las iniciativas del Ejecutivo y quiénes asumen su papel de oposición.

Ni el PAN ni el PRD en el Estado de México son opositores.

Morena está jugando sus cartas para regalarle una victoria en las elecciones locales a Del Mazo a cambio de que el grupo hegemónico que controla ese partido mantenga sus cotos de poder y pueda ir cobrando su 10 por ciento a quien se deje.

La oposición en el Estado de México, no existe.

La Letrina. Hace no muchos días, varios personajes se sumaron al proyecto de Andrés Manuel López Obrador. Alguno de ellos hizo un anuncio: que Marcelo Ebrard, regresaría a México para sumarse a la campaña de AMLO. Esas personas que presumen la cercanía con Marcelo han dicho que su ex jefe los envió de avanzada con AMLO y otros se han atrevido a decir que son los candidatos de Ebrard a varios cargos y que hay pacto con Andrés Manuel. Quienes han platicado con Marcelo saben que regresará a México, pero también tienen la certeza que él no ha pedido ni candidaturas ni espacios en los equipos de campaña de nadie. Ya será de cada quien si caen en las mentiras.

Comentarios