- Publicidad -

¿Gana Delfina?

Todo parece indicar que sí. La profesora Delfina Gómez podría ser quien acabe con la hegemonía del PRI en el Estado de México.

Que Óscar González declinara por la abanderada de MoReNa ya era esperado. Algunos de los operadores de la candidata de Texcoco auguraban que el paso lo daría el contendiente del PT en el último debate.

Justo a una semana de la elección el escenario se complica para todos los aspirantes.

Para los priistas el proceso entra en una etapa crítica. Ahora el voto se cotiza más alto que nunca. Los costos de la movilización de las huestes tricolores subieron. La compra del sufragio le va a salir muy caro a los mexiquenses, que no al partido y su gobierno.

Ya hay muchas quejas de los operadores priistas de que el recurso no llega y que alguien probablemente se está quedando con él.

En el PAN y el PRD tienen que pensar cómo y con qué van a contrarrestar la declinación. La campaña de Vázquez Mota nunca levantó y Zepeda no creció más allá del 15 por ciento.

En MoReNa las cosas también cambian. Los del grupo Texcoco ya cotizan más alto su apoyo no a la candidata, sino a los acelerados que ya quieren tener candidaturas a senadores, diputados, alcaldes, síndicos y regidores.

Si semanas antes los operadores de Higinio Martínez ya estaban desatados promoviendo traiciones en contra de militantes y simpatizantes de MoReNa no alineados al cacicazgo texcocano, ahora que se les unió el PT sienten que son amos del Edomex. En pocas palabras, se sienten herederos del poder del Grupo Atlacomulco.

La declinación de González pareciera definitiva para afianzar el triunfo de Delfina Gómez. Y la lógica apunta hacia ello, sin embargo, la bestia tricolor hará uso de todas sus herramientas. Van a querer comprar los votos al precio que sea.

Sólo hay un pero. Si el miércoles los priistas sienten que la gubernatura se les va de las manos y que serán derrotados por la Delfina, la violencia y el terror se adueñarán de los mexiquenses.

Comentarios