Actos de Campaña

- Publicidad -

Viene la violencia

Comenzaron por un spot.

Una mujer no puede dormir; está preocupada porque sus hijos ya no aprenderán inglés y no habrá maestros capacitados. López Obrador, dice afligida la actriz de la propaganda, quiere revertir la reforma educativa.

Luego siguió el llamado en Ixtapaluca.

José Antonio Meade pidió ante militantes del Movimiento Antorchista “frenar” a Andrés Manuel López Obrador.

Los spots del miedo y el llamado del priista ante sus simpatizantes más radicales debe ocuparnos para evitar que la elección se convierta en una contienda violenta en la que todos salimos perdiendo menos los que detentan el poder.

El PRI-Gobierno comenzó la estrategia del miedo con ataque al gremio magisterial. Son muy pocos los maestros que están de acuerdo con la reforma laboral que impuso el Gobierno de Peña Nieto para fincar la nueva relación entre maestros y la Secretaría de Educación Pública.

El mensaje está dirigido a todos los docentes que han manifestado su simpatía por el candidato de Morena. Unos militan en la CNTE, otros en el SNTE y otros son jubilados y pensionados.

Los priistas quieren meter miedo en el electorado. La violencia provocaría, según los estrategas tricolores, que la gente no salga a votar el primero de julio.

Que José Antonio Meade llama a “frenar” a López Obrador podría tomarse como parte de un discurso de campaña. Pero el significado de “frenar” ante una organización como la antorchista adquiere otra connotación.

Fueron los mismos priistas (gobernadores, diputados, senadores, funcionarios de primer nivel, presidentes municipales) quienes, no sin razón, llamaron a los antorchistas chantajistas y violentos.

Es más, son los priistas los que señalan el padrinazgo de este grupo: Luis Miranda y Luis Videgaray, con el beneplácito de Enrique Peña.

José Antonio Meade debe haber sido informado de las estrategias nada convencionales de los antorchistas para llevar a cabo su lucha contra (que ironía) la pobreza.

Chimalhuacán e Ixtapaluca, donde gobiernan en el Estado de México, son municipios en los que la pobreza ha crecido exponencialmente desde que este grupo ocupa las presidencias municipales.

Meade ya llamó a los suyos para detener como sea a López Obrador. Reitero, hacerlo ante el Movimiento Antorchista tiene una connotación muy especial y debe ser tomado como un llamado a la violencia.

Pero Meade tiene otros aliados que también pactan con el antorchismo: uno de ellos es Higinio Martínez, el candidato a senador de Morena que ha llevado candidatos afines al PRI a Morena, los mismos que en otros tiempos sirvieron de arietes en el PAN y el PRD para entregar la elección en los municipios en los que le conviene a Martínez que su partido pierda.

La violencia contra Morena llegará de fuera y se reforzará con los troyanos de Texcoco.

La Letrina. Andrés Manuel López Obrador tendrá que escuchar manifestaciones de inconformidad por las nominaciones de candidatos a presidentes municipales, síndicos y regidores en el Estado de México. Las propuestas de Horacio Duarte (también candidato al Senado) y del consejero Mauricio Hernández son los mismos que hicieron perder a Delfina Gómez el año pasado. El pago a la traición.

Comentarios