En un 2 por 3 autorizan trabajos para el puerto de Dos Bocas

Aunque solo se otorga permiso para realizar obras de ampliación del puerto, ya que por el momento faltan permisos ambientales para la construcción de una refinería

- Publicidad -

En siete días, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) sacó del cajón una Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) que fue autorizada en 2015 a la Administración Portuaria Integral (API) para la ampliación del puerto Dos Bocas de Paraíso, Tabasco.

Amparados en esa autorización, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador inició el fin de semana los trabajos de acondicionamiento del terreno donde se ubicaría la refinería.

El 24 de mayo, el trámite fue ingresado a la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental de la Semarnat, y solo siete días después se resolvió.

Por lo regular, este tipo de trámites tardan al menos 60 días, aunque incluso podrían prolongarse por más de un año.

La Semarnat resolvió permitir modificaciones al proyecto “Ampliación del Puerto de Dos Bocas, Paraíso, Tabasco”, con base en la MIA que dio a la API el 15 de octubre de 2015, con lo que se autorizó al Gobierno federal iniciar obras para aumentar el volumen y profundidad del dragado, pero no la construcción de una refinería.

Ya que se permite la reparación del rompeolas, prolongación de espigones, construcción de un muelle petrolero y un muelle poniente, y obras de dragado apertura de zonas de tiro en el mar para desechar productos de dragado, obras de relleno para ganar terrenos al mar, relleno y nivelación de predios.

Además, construcción de vialidades, instalación de una red de alumbrado, construcción de una bodega, de un tanque para almacenamiento de agua potable, así como un centro de control de tráfico marino y atención de emergencias.

En su resolutivo, Semarnat asegura que las obras “no provocarán impactos ambientales significativos, que puedan generar desequilibrios ecológicos o rebasar los límites y condiciones establecidos en las disposiciones jurídicas relativas a la protección al medio ambiente, así como a la preservación y restauración de los ecosistemas”.

El diario Reforma dio a conocer la semana pasada que mandos de la Secretaría de Energía, que encabeza Rocío Nahle, presionaron a funcionarios de la Semarnat y de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) para resolver en fast track un permiso a modo para comenzar las obras de la nueva refinería de Dos Bocas.

Un día antes del arranque de los trabajos, Nahle afirmó que, por las condiciones meteorológicas, el evento donde daría el banderazo a las obras, no se llevaría a cabo en los terrenos donde se presume se construirá la refinería sino en la sede de la API en Dos Bocas.

Sin embargo, fuentes informaron que la secretaria de Energía fue advertida de que si el acto protocolario se realizaba en los terrenos donde se proyecta la refinería, podría incurrir en violaciones a la legislación ambiental, ya que la obra no cuenta con estudios ni autorización de impacto ambiental.

(Con información de Reforma)

Comentarios